comment 1

La encuesta de Las Pistas 2016 – Parte 1

Siempre lo mismo: con diciembre, la fiebre de las listas de fin de año. Películas, directores, nombres, años, escenas, momentos… todo lo visto en el año se reduce a un ránking de cinco o diez títulos en los que siempre aparece la película que vino a salvar el año y le da un sentido a eso que nos tiene a todos dando vueltas por acá, en el camino misterioso que nos cautiva: la cinefilia y el placer de encontrarse con una experiencia que tiende a permanecer con nosotros durante muchos días y, quizás, en contados casos, toda una vida. Podrían pensarse esas listas como crónicas posibles del año, personales e intransferibles, expresión de una mirada. O quizás no tenga nada que ver con todo eso y la pasión por las listas sea sólo miedo al desorden.

En esta segunda entrega de lo que oficialmente llamamos La encuesta de Las Pistas (así, a secas) volvimos a reunir a amigos, conocidos, enemigos, que nos hayamos cruzado alguna vez y nos hayamos sentido cercanos. No pensamos lo mismo, pero sí tenemos confianza, tanto en los criterios como en las buenas intenciones. Queremos mantener el tono personal de cada uno, y por eso no contabilizamos los votos: que cada votante arme un mapa de cómo fue su año, cuales fueron sus sorpresas y sus aprendizajes, y que de esa alegría por el conocimiento adquirido se desprenda un texto, una imagen, una elección. Además, este año sumamos la posibilidad de que cada uno de los participantes nos mande un fotograma personalizado. Para nuestra sorpresa, varios se animaron. Sabrán distinguirlos fácilmente.

Al fin terminó el 2016. No fue un buen año político para el país -si alguien considera lo contrario, estamos ansiosos, sin ironía, de que comenten sus razones más abajo- y aún miramos con desconfianza lo que viene. En las pugnas que se dieron en el amplio campo cultural que comprenden los blogs, las redes sociales, los diarios online, e incluso los comentarios de pasillos, se podía notar un malestar generalizado. Y de algunos, incluso un reclamo: ¿cómo mantienen la mirada en las películas cuando allá afuera están pasando cosas horribles? No tenemos la respuesta a ese reclamo. Sin sugerir que cada uno debería ocuparse de lo suyo y nada más, hay algo innegable y es que no podemos estar en todas las luchas. Nosotros elegimos esta, que es la de tratar que se haga un mejor cine. Y con “mejor” no nos referimos a más público en las salas, más plata en las producciones. Nada más alejado. Queremos que se haga consciente de su historia, de sus tradiciones, en un sistema de producción que le encaje, y en diálogo con la realidad que se escapa cada vez más pero no por eso hay que dejar de buscarla, y algunas cosas más. Desde la crítica es posible hacer eso, ya que no sólo se ocupa de propuestas de lectura para el público sobre películas ya hechas, sino que la crítica que nos gusta y que queremos hacer cuenta como apunte para mejores películas en el futuro.

No creemos que el cine está sólo dentro de las salas. Hay que estar atento porque de todos los costados se nos cuelan imágenes, provenientes a algún imaginario concreto. Y entre tantas imágenes, también las películas. Ante un modo de análisis bastante extendido, creemos que lo que importa no es tanto lo que dice una película sobre su mundo -lo que cuenta-, sino cómo es. Cómo se inserta en ese mundo.

En la encuesta hay una pregunta: “¿Qué película decidiste no ver?”. Es divertida y a la vez desafiante. Exponerse a El ciudadano ilustre, por ejemplo, es realmente angustiante, un tour de force por todos los lugares comunes y peligrosos sobre la representación de los pueblos, los intelectuales, los artistas, sus tensiones, etcétera. No es cuestión ni siquiera de abyección sino casi de vagancia. Dos tercios de la mesa chica de Las Pistas no quiso verla. Fue celebrada por sus premios en los festivales de manera acrítica. Nadie pareció inmutarse mucho. Se estrenó casi en simultáneo con Gilda, que suscitó más y mejores debates porque la aguja de la crítica estaba más cerca de la aprobación, lo que hacía más fácil la discusión. ¿Habrá que ser más incendiarios el año que viene?

Y un pedido: intervengan más. Nos gustaría invitar a todos nuestros lectores a que participen de la encuesta, pero a la mayoría no los conocemos. O quizás los números no sean como WordPress nos dice y todos nuestros lectores ya están participando de la encuesta. De ser así, podemos quejarnos un poco de la cantidad, pero de ninguna manera de su calidad.


Lucía Salas (Cineasta y crítica. Ahora que teje pídanle su bufanda personalizada)

Una película

Elle de Paul Verhoeven

Una canción (en una película)

De estos años: la versión de coro de niños de Nothing Else Matters de Sangue de mio Sangue de Belloccio. Todo está perdido, hay monjas y conventos y de repente: ¿eso es Metallica?

De hace un tiempo: Je Hais Rome cantada por Renaud Legrand en Li per li, de Pierre León. Vi la película unas cuantas veces este año y estuve semanas enteras sólo cantando esa canción increíble con una escena aun mejor. Originalmente la canción es de Mario Soldati y la cantaba Laura Betti. La última vez que vi Li per Li en el año estaba Ado Arrieta que contó que había conocido a Laura Betti por Pasolini y Biette. Una serie de conocidos cruzados que me lleva a

Un doble programa:

Correspondencias de Rita Azevedo y Branca de neve de Joao César Monteiro

Si no, una pareja de secuencias: la de la subasta de canastas en So Big! de William Wellman y la de la subasta de canastas de la ¿segunda? temporada de Gilmore Girls, o de la última, la nueva, un cierre dorado a las canastas de Stanwick.

Un descubrimiento

The Brick and the Mirror, Golestan, 1965.

Una película que decidiste no ver

El ciudadano ilustre, de Cohn y Duprat.

Una experiencia en el cine

Por trabajo veo varios estrenos de primeras películas y es algo que me suele entusiasmar mucho. El alto nivel de euforia, la sala llena de gente involucrada, nervios, preguntas con chistes internos proyectados hacia fuera, todo eso. Más me gusta cuando me toca ver las funciones siguientes y las variaciones en el público mientras la película y los interlocutores son los mismos y se readaptan. Pero esta vez me tocó estar del lado de la euforia y no del acompañamiento, cuando estrenamos Implantación con Sol y Fermín, y nada te prepara para eso. Probablemente, la mejor noche de mi vida.

Pero como eso me involucra a mi muy directamente y creo que no termina de contar del todo, les cuento otra. La primera función de Li per Li en el Festival de Mar del Plata, creo que la tercera función o cuarta de la retrospectiva de Pierre León, creo que en el segundo día de festival. León y Legrand estaban arriba con amigos y cuando faltaba no mucho para que termine bajaron a ver el final y a acercarse para las preguntas y respuestas. Se quedaron los dos parados al costado de una de las salas del paseo donde pasaron gran parte de la retrospectiva y ahí se quedaron. Creo que nunca voy a poder describir el gesto que tenían viéndose ahí en la pantalla después de tantos años, dándole forma a esas escenas. Me pareció que estaba viendo algo completamente único, que se fue confirmando todos los días del festival. Algo que me cambió la forma de ver para siempre, de hecho.

Un texto

Esta me costó por poca actualización. En un archivo de principio de año en el cual pretendía como todos los principios de año llevar un recuento de algo encontré unos fragmentos de un texto de Rivette traducido al inglés que se llama Lo esencial, en el que ahora, 12 meses más tarde, me encuentro con el resumen de todo lo que es el cine para mi:

In the midst of a dramatic space created by human encounters he would instead exploit to its limit the cinema’s ability to capture the fortuitous (but a fortuity that is willed), to record the accidental (but the accidental that is created) through the closeness and sharpness of the look; the relationships of the characters create a closed circuit of exchanges, where nothing makes an appeal to the viewer.

Fortuito deseado, acidental creado, un cortocircuito de intercambios.

Pero como principio de año fue hace uno o dos milenios, elijo Los ’80  – El final de García Candela.

Un plano o fotograma

Generación artificial de Federico Pintos, una película perfecta.

11831666_1624164541155067_2069878152306253157_n


Lucas Granero (Cineasta y crítico. Eternamente joven. Pronto será nuestro Jonas Mekas)

Una película

Hermia y Helena (Matías Piñeiro, 2016), aunque bien podría serlo alguna otra frente a la cual también pensé, mientras las veía, que no quería estar en ningún otro lugar excepto ahí, frente a la pantalla. En orden de intensidad: Elle (Paul Verhoeven, 2016), La mort de Louis XIV (Albert Serra, 2016), El limonero real (Gustavo Fontán, 2016) Correspondências (Rita Azevedo Gomes, 2016),

Una canción

Va una película que es toda una canción: Stand by for tape back-up (Ross Sutherland, 2015)

Un doble programa

Paterson (Jim Jarmusch, 2016) / Drifting Clouds (Aki Kaurismaki, 1996)

Dos películas en torno al trabajo como el núcleo central de la rutina, dos películas sobre una pareja de personas que buscan vivir de la manera más honesta posible. Dos películas, en definitiva, sobre dos formas de poesía hechas por dos poetas. Ah, también son dos películas sobre dos perros.

Y va uno más, algo más caprichoso:

Rester Vertical (Alain Guiraudie, 2016) / Window Water Baby Moving (Stan Brakhage, 1959)

Ambas pueden ser leídas como dos fantasias en torno a la ansiedad de saberse padre. Y las dos exponen el ritual (sangriento, explícito y bello) del parto como el punto de origen de esa ansiedad.

Una experiencia en el cine

Puedo contar dos: Ver las películas de mis amigos, Implantación (Acosta/Bolloqui/Salas, 2016) y El invierno llega después del otoño (Solarz/Zukerfeld, 2016), estrenadas con pocos días de diferencia en el mismo festival y presenciar la magistral clase de Peter Tscherkassky en el marco de la BIM, donde explicó detalladamente su método de trabajo, paso a paso (o fotograma a fotograma), como un mago revelando sus trucos para el deleite de unos cuantos.

Un descubrimiento

Short stay y el resto de las películas de Ted Fendt.

Película que decidí no ver

Es difícil porque casi siempre termino viendo todo eventualmente… Llegué a Mar del Plata con la decisión de no ver Moonlight, pero lo terminé haciendo. Traté de evitar The neon demon pero la vi (casi) completa. Sigo invicto con El ciudadano ilustre y ya no creo que la vea en lo que resta del año.

Un texto

Todos los escritos de Jacques Rivette que tradujeron, compilaron y publicaron en Lumière. Son todos esenciales, pero aquí va un top five caprichoso:

Cine y nueva música. ‘Machorka-Muff’, de Jean-Marie Straub y Danièle Huillet

Genio de Howard Hawks

Montaje

Mizoguchi visto desde aquí

Películas favoritas desde los años ’50

Un fotograma

Este, de The Illioins Parables (Deborah Stratman, 2016), que resume en cinco minutos todo el año

vlcsnap-2016-09-23-20h22m18s469


Jaime Grijalba (Crítico en MUBI y en El Agente. Amigo reciente y twittero bilingue)

Una película

No sé cómo sonará el decir que Paterson es mi película favorita del Año de Nuestro Señor 2016. En un año que se vio marcado para muchos por oportunidades perdidas, muertes de ídolos y personajes admirables, políticas sociales que no llegan nunca, temblores internacionales que indican que estamos ante una nueva era en la cual tenemos mucho que perder, el surgimiento de un viraje hacia la derecha en nuestra Latinoamérica la cual podría terminar con el posible avance que podríamos haber tenido durante la última década, elecciones de líderes paupérrimos y el surgimiento de una respuesta altamente fascista frente a la mal llamada “corrección política”… Paterson aparece como un reflejo personal del futuro posible. En la última película de Jarmusch no existe conflicto, es sólo la existencia del poeta amateur Paterson en la ciudad de Paterson, donde trabaja como conductor de buses, y donde está casado con una de las mujeres más bellas que la pantalla nos dio el 2016, Golshifteh Farahani. Paterson es un vistazo a un futuro de paz, una continuación privada y personal de la vida deseada, al menos para mí, una proyección, una predicción, una ansia de humildad de espíritu.

Una canción

Doblete porque creo que son dos cosas diferentes.

La canción vieja en la película nueva podría ser ‘Sacar la Voz’ de Anita Tijoux que se puede escuchar más de una vez en Aquí no ha pasado nada de Alejandro Fernández Almendras. La película en sí no es necesariamente buena, pero hay un juego interesante con esta canción, la cual se usa como una especie de evidencia policial que no lleva a nada, pero al mismo tiempo es gracioso ver cómo una canción de protesta es apropiada por un grupo social al cual no pertenece (y de la cual la película se burla, pero al mismo tiempo protege). Al poco tiempo de terminar de responder esta pregunta fui a ver la película chilena Rara, donde esta misma canción hace una aparición fantasma, la escucha la protagonista y una amiga (compartiendo audífonos) y la cantan, pero con la letra cambiada, haciendo alusión a lo que están pasando en ese momento. La escena funciona como muchas otras, ya que corresponde a un retrato fidedigno de la juventud temprana, de sus crisis, gustos y forma de vivir la amistad. También Rara es mucho mejor que Aquí no ha pasado nada.

La canción original para película debe ser esta mamonada ‘Drive it Like You Stole It‘ que aparece en Sing Street de John Carney. La vi en Mar del Plata y toda la gente estaba muy feliz viendo la película, riendo, cantando, sorprendiéndose, y todo eso que debe pasar en una película masiva como es esta. De alguna manera la canción reduce todo el argumento y el tono de la misma a 4 minutos de ritmos pegadizos y poco profundos. No hay mucho más que desear, me llega este tipo de música cuando logra compilar mis sentimientos de una película. Aunque no estoy enamorado de la misma, y siento que es bastante manipuladora, no creo que haya que dejar de lado el que no haya podido dejar de pensar en ella.

Un doble programa

En el Notebook de MUBI hacen este mismo ejercicio en una de las listas de fin de año más creativas que hay. Como me pidieron participar de la de MUBI, tengo que improvisar acá para no repetirme las películas. Así que voy con mi double feature falsa de The Alchemist Cookbook (Joel Potrykus) y The Evil Dead (1980, Sam Raimi). Una de las mejores películas del año con una de las mejores películas de la historia del cinematógrafo. Es clara la influencia que la segunda tiene sobre la primera, pero al mismo tiempo expande esa referencia para establecer un mensaje político (y de raza) más contundente del cual Sam Raimi tal vez en esa etapa no podría haberse hecho cargo. Verlas una detrás de la otra podría provocar sobredosis de horror y de bosques pantanosos, pero al mismo tiempo, yo he podido ver The Evil Dead cuatro veces seguidas sin aburrirme, así que eso.

Un descubrimiento

Twitter provoca milagros. Gracias a esa plataforma de porquería pude conocer a mucha gente, tanto dentro como fuera de mi país, así como me proporcionó las redes necesarias para empezar a sentirme un poco más empoderado de lo que escribo, siento y pienso sobre cine. Fue un descubrimiento porque, honestamente, pensaba que perdía el tiempo… y bueno, tal vez todavía lo estoy perdiendo, pero es lo que hay. Sobre descubrimientos cinematográficos, fue un año muy importante para ver películas de Raúl Ruiz y darse cuenta cómo es uno de esos directores esenciales en la vida de uno, que uno no sabe que los necesita hasta que están. Luego de ver más de quince películas del director chileno, aún apenas estoy rascando la superficie de lo que tiene por ofrecer, pero esa apertura me hizo feliz y para eso doy gracias a la Cineteca Nacional y la mini retrospectiva que puso a nuestra disposición. Creo que buena parte del sueldo de varios meses se fue a las arcas de la Cineteca.

Una película que decidiste no ver

Decidí no acercarme a más de un kilómetro de cualquier cine que estuviera dando Suicide Squad y creo que por eso soy una persona medianamente feliz en este fin de año. Ojalá hubiera hecho lo mismo con Batman v Superman: Dawn of Justice pero la carne es débil.

Una experiencia en el cine

Escribí sobre tres experiencias geniales que tuve en el Festival Internacional de Cine de Valdivia acá. Otra experiencia fue ser parte del Talents Buenos Aires en el ámbito del BAFICI, pero no pasé mucho en el cine ahí y sufría mucho mi corazón por razones ajenas a la incumbencia de este recuento. También fue un placer ser invitado al Festival de Mar del Plata, ahí sí que pasé en el cine, pero el festival tiene tanto bueno dentro del cine y la gente se porta tan bien, que lo peculiar ocurrió más fuera de la sala, con la gente, en las conversaciones, en las piezas de hotel y en las caminatas por las calles vacías.

Un texto

¿Mío? El recién publicado sobre Antiporno de Sion Sono para Kinoscope, en inglés. 

¿De otros? Sonará “patero” o lamebotas, pero me gustó mucho el fanzine de Las Pistas, el texto de Lautaro sobre Mar del Plata  y varias crónicas y críticas sueltas de varios autores. No suelo guardar una lista de favoritos de este tipo de cosas porque suelo leer poco y recordar menos.

Un fotograma

screen-shot-2016-12-19-at-5-03-03-pm

Army of One (Larry Charles) – Estaba viendo la película cuando contestaba esta encuesta, y aunque jamás formaría parte de alguna lista de las mejores películas del año, es este momento en que se rompe la cuarta pared y se destroza en un intento patético de humor pero que al mismo tiempo en su desesperación y degeneración, se vuelve uno de los diálogos, miradas y planos más sintomáticos de lo que fue el 2016.


Pablo Acosta Larroca (Mastermind de GrupoKane. Adorado docente)

Un Cortometraje

Ya casi como una “gesta” personal agrego esta categoría a todas las encuestas en las que participo. No comprendo por qué se lo deja de lado si todos de diversas formas pasamos por esta experiencia. El propio nacimiento del cine es corto y hoy día tiene más vigencia que nunca.

Que mejor entonces que Take me home (2016), la última película del maestro Abbas Kiarostami.

take-me-home

Una película

«El rigor de la belleza es la búsqueda»

William Carlos Williams | Poeta (EUA, 1883-1963)

paterson

«Cuando eres pequeño te enseñan que hay tres dimensiones: alto, largo, y profundidad. Como una caja de zapatos. Más adelante te enteras que hay una cuarta dimensión: el tiempo».

Paterson (2016) de Jim Jarmusch.

Una canción (en una película) 

Primero expresar la sensación de bienestar que me genera cada año estar en una sala oscura y de pronto escuchar la canción que acompaña los títulos de inicio de una nueva película, típica y única, igual pero diferente, del maestro coreano Hong Sang-soo. Y este año no fue la excepción con Yourself and Yours (2016).

Y claro, es imposible para mí no elegir como La Canción (en una película) de este 2016 a la versión de “No me arrepiento de este amor” interpretada por Natalia Oreiro para la película Gilda, no me arrepiento de este amor (2016) de la amiga Lorena Muñoz. La escena de la película que da cuenta de su creación entre Miriam Alejandra Bianchi (alias Gilda) y Toti Giménez es uno de los momentos más increíbles del año.

 

Un doble programa

Uf, qué hermoso siempre jugar a programar y encontrar filiaciones e hilos invisibles que unen a los universos cinematográficos. A ver, vamos con algunos dobles programas:

Opening night (1977) de John Cassavetes y Gilda, no me arrepiento de este amor (2016) de Lorena Muñoz.

Cet obscur objet du désir (1977) de Luis Buñuel y Yourself and Yours (2016) de Hong Sang-soo.

Los idiotas (1998) de Lars von Trier y Los decentes (2016) de Lukas Valenta Rinner.

Un descubrimiento

Los 4 golpes (1962), el cortometraje filmado en Mar del Plata por François Truffaut.

People that are not me (2016) de Hadas Ben Aroya

people-that-are-not-me

Una película que decidiste no ver

Definitivamente Batman v. Superman: Dawn of Justice (2016) de Zack Snyder.

Una experiencia en el cine

No tengo una sino varias y todas proceden de compartir el cine con amigos, que es lo mejor que te puede pasar. En esa perspectiva puedo citar la alegría profunda que me ocasionó ver en una sala llena de BAFICI a mi querida amiga Lu Salas presentando junto con sus otros queridos directores Sol Bolloqui y Fermín Eloy Acosta, Implantación (2016), su primer largometraje, y ver la proyección al lado de la butaca de su madre. La de compartir una vez más set con mi amigo Dieguillo Fernández, trabajando conjuntamente en el equipo de dirección de una nueva película, lo que siempre es sinónimo de aprendizaje y alegría. También la de dirigir y producir en las montañas de Humahuaca con mis socios creativos Gonza y Nacho. La proyección de fin de año de mis queridos alumnos de Diseño Audiovisual Diseño de Imagen y Sonido DIS FADU-UBA, como así también las proyecciones compartidas en Filmoteca de Fernando Peña junto a mi amigo Salvador Savarese y las del Malba gracias al amigo Manuel Pose.

Un texto

Sí, no es de este año, pero volví a abrir ese hermoso librito que constituye cada número de Las Naves – Lecciones de Cine (el Nº 3 específicamente) y me reencontré con Cómo (no) se hace una película, del genial director madrileño, mi amigo Javier Rebollo.

El otro, del crítico que más leo, el amigo Roger Koza y su texto La desmesura.

Un plano o fotograma

Sí, lo sé, técnicamente es una escena, pero si tenemos en cuenta que los jump cut son pequeños saltos en la acción sin anular la continuidad temporal de un mismo plano secuencia (la cámara en el auto sigue el recorrido en motocicleta), entonces bien podemos considerar este plano en la secuencia final de la maravillosa Close-Up (Nema-ye Nazdik, 1990) del no menos genial maestro Abbas Kiarostami que se fue de viaje este año.

PD: creo que también podría haber jugado como “Una canción (en una película)”.


Martín Farina (Cineasta. Tiene 4 películas en preparación, ojo) 

Pelicula
Safari, de Ulrich Seidl

Texto
Lo que escribió Prividera sobre El movimiento (de Benjamin Naishtat) y toda la discusión posterior.

Una experiencia que también pongo como descubrimiento
La proyección de The Iron Horse en Mar del Plata… Fue la primera vez que vi a Ford en el cine, y la primera vez con música en vivo de una sinfónica. Sentí que veía cine por primera vez en mi vida. Asi que elijo como canción -banda de sonido-, pelicula vieja y descubrimiento: The Iron Horse de John ford.

La proyeccion de Cump4arsit4 de Perrone con música en vivo también fue tremenda.

Doble programa
The Iron Horse (John Ford, 1924) / El futuro perfecto (Nele Wohlatz, 2106).

Película que decidiste no ver
No hubo estrictamente una película que decidí no ver. Vi Lo and behold de Werner Herzog en la compu y como no me gusto mucho decidí no ir al cine. Tampoco me entusiasmó ir a ver la nueva de Campusano.

Fotograma

15723944_1216010241779357_2119311935_n


Alejo Franzetti (Director de Panke, algún día iremos a visitarlo a Berlín)

Una película
Hermia & Helena. I can’t explain but run! Las miradas de Agustina Muñoz, los paneos (y planos fijos) de Fernando Lockett, los ritmos y las estructuras de Piñeiro.

Una canción
La que le canta y no termina de cantar la protagonista de Paterson  al otro protagonista, que se llama Paterson.

Un doble programa

La vi este año: Berlin – Prenzlauer Berg: Begegnungen zwischen dem 1. Mai und dem 1. Juli 1990, de Petra Tschörtner (se puede ver acá, aunque lamentablemente sin subtítulos). Grandiosa película de fotógrafo (¿O de pintor?) que retrata -en las fechas que el título indica- Prenzlauer Berg, un barrio emblema de Berlin del Este que empezaba, luego de la caída del muro, a formar parte de la Bundesrepublik (y que hoy es el barrio “chic” por excelencia, lleno de bebés cools).

General Pico, de Sebastián Lingiardi (se puede ver acá). En cada plano una idea (o una emoción). Una curiosidad: tratándose de un film de observación y registro (de esos films que confían en el cine), no hay ningún plano tedioso ni de duración marcadamente extensa. Quizás porque el verdadero protagonista de la película es un perro. O quizás porque nadie filma La Pampa como Lingiardi (quien lo dude, que vea el corto Seguir órdenes, debe estar en la videoteca de la Fuc). Por otro lado (como suele suceder con los inteligentes y talentosos), el film contiene varios momentos de un humor muy sutil.

Un descubrimiento
João Nicolau, romántico portugués. Vi John From en el BAFICI y, bella casualidad, en Mayo mostraron sus películas en el Arsenal, así que pude ver su primera película, A espada e a rosa (caótica, como suelen ser las primeras películas, y juguetona, como suelen ser las películas portuguesas).

Una película que decidiste no ver
Mad Max: Fury Road. La frené al minuto. Que no se enojen los cocainómanos; simplemente decidí no verla porque no era la situación indicada: estaba en un avión, de noche, y necesitaba relajar los nervios y dormir.

Una experiencia en el cine
Llegamos con Matías al cementerio de Montmartre y agarramos un mapa, que con una indicación numerada, mostraba claramente que quien buscábamos estaba casi frente a Truffaut. Saludamos a Truffaut, y frente a él, no había ni rastros de la persona (de la tumba) que buscábamos. A sus alrededores inmediatos tampoco. Insistimos, con un poco de frustración y malhumor dimos vueltas, ninguneamos a varias celebridades enterradas, leímos con detalle otras tumbas, nos preguntamos si su verdadero nombre (como Rohmer) era otro. Y nos dijimos que las pistas falsas eran muy coherentes. Volvimos a la entrada y preguntamos por la tumba que buscábamos; un señor, que no era empleado del cementerio y tampoco entendimos bien por qué estaba ahí, se puso muy contento y dijo que éramos los primeros en preguntarle por él. Nos dijo que el mapa tenía un error, y nos dijo dónde efectivamente estaba. La encontramos, y una vez ahí notamos que habíamos olvidado comprar las flores. Pero la tumba, que es hermosa y sobria, tiene flores propias. Así que las regamos.

img_4294

img_4238

img_4236

Un texto

Uno de Chantal Akerman que abre el número 34 de Revolver. Fue escrito originalmente para Trafic, pero recién se publicó en Febrero de 2016 con el título “Le jour oú” en ocasión de la muerte de Akerman.

(Bonus track) Un texto de 1929 que leí este año y fue muy inspirador: “Von Gesichtern, Bildern und ihrer Wahrheit”, el prólogo de Alfred Döblin a un libro de fotografías de August Sander. (Lo busqué en español para pasarles el link pero no lo encontré; ojalá esté traducido en algún lado).

Un fotograma o plano

Este, sin duda:


Cristián Ulloa (Guionista. Tiene una carpa en Moreno y Salta)

Una Película:

Carol – Todd Haynes
Vi pocas películas en el BAFICI y no viajé a Mar del Plata, así que hay una larga lista de películas importantes que no vi. Pero también es cierto que vi varias de las que aparecen en listas de “las 10 mejores del año”, y en casi todos los casos no comparto en absoluto el entusiasmo que despertaron. Algunas son buenas, otras apenas cumplen y ya, pero me cuesta mucho pensar en alguna genialidad de este año.
Si bien es del 2015, recién se estrenó este año en salas comerciales. Voy a aprovecharme de ese tecnicismo para hacer trampa y elegir la película de Haynes. De todos modos, sinceramente, no creo que sean muchas los estrenos de este año que puedan sentarse a la misma mesa que Carol. No al menos entre los estrenos con más de cinco salas.

Una canción:

Un beso y una flor de Nino Bravo en La Larga Noche de Francisco Sanctis
Casi dan ganas de agradecer que la canción que figuraba en el guion original no se haya podido usar por motivos de derecho. Un beso y una flor es realmente ideal para la película de Testa y Márquez. La canción de Nino Bravo tiene la melancolía y la añoranza de alguien que sabe que está viviendo el día en que su vida va a cambiar. Francisco está dejando una parte de sí mismo atrás, cruza la ciudad de noche, en un taxi, rumbo a tomar una de las decisiones más importantes que haya tomado jamás. Una escena conmovedora.

Un doble programa:

Algunas Chicas – Santiago Palavecino, 2014 / La Hora del Lobo – Ingmar Bergman, 1967
Las dos tienen como punto de partida la llegada a una casa en el campo, para una vez ahí sumergirse en la parte más oscura de la mente y las relaciones entre sus protagonistas. El vuelo poético de los dos directores brilla en las secuencias oníricas, nunca del todo separadas de la vigilia. Los coqueteos con el terror incorporan elementos de lo genérico dentro del mundo autoral de las dos películas y el resultado no podría ser mejor.
Lo que hace Palavecino es realmente lo más, y ojalá sus películas recibieran muchísima más atención que la que reciben, porque la merecen. Por su parte, pocas veces Bergman fue tan inquietante como en La Hora del Lobo. Y eso es mucho decir. Un doble programa para terminar de abandonar la cordura.

Un descubrimiento:

Tonka de la horca – Karl Anton (Tonka Sibenice, 1930)
Después de ver La Madre (1926) y La Caída de San Petesburgo (1927), obras maestras imprescindibles de Vsevolod Pudovkin, me puse a buscar otras películas con Vera Baranovskaya, la actriz que encarna a las dos desgarradoras madres de estas películas. Así fue que encontré Tonka de la Horca. Dirigida por Karl Anton, y con la particularidad de ser considerada la primera película checa sonora, es la historia de una prostituta de ciudad que vuelve a su pueblo donde se reencuentra con su enamorado de la adolescencia y su madre (interpretada por Vera Baranovskaya).

Todas las secuencias están llenas del tipo de ideas visuales típicas del mejor cine mudo de finales de los 20’s: El uso expresionista de la iluminación, los movimientos de cámara, los encuadres llenos de virtuosismo, y las sobreimpresiones, todo en función de mostrar de forma cruda el conflicto moral que Tonka atraviesa. Las actuaciones son excelentes, y el contraste ciudad/campo está trabajado con una autenticidad total, filmando en locaciones, y prestando atención a las costumbres y modos de las personas de estos lugares.

Lejos de recurrir al exploitation del sonido típico de los inicios del sonoro (como agregar de manera poco orgánica dentro de una película muda una escena con un discurso declamativo, o un cantante popular entonando unos versos) Tonka de la Horca utiliza el recurso para mostrar a la protagonista de rodillas, rezando un Padrenuestro en nombre de un condenado a muerte. Un signo de su originalidad.
 Muy poco vista, y por lo general ignorada en las Historias del Cine, es una verdadera joya del cine europeo mudo. (¡Buscando un poco se encuentra en internet!).

Una película que decidiste no ver:

Ben-Hur – Timur Bekmambetov
William Wyler no merecía esto.

Una experiencia en el cine:

Ciclo de Raymundo Gleyzer en el Espacio INCAA Gaumont
Las organizaciones nacionales de Cine Documental organizaron una retrospectiva integra y restaurada de toda la obra de Raymundo Gleyzer, pusieron las películas al alcance de todos editándolas en DVD, y las proyectaron en un cine con precios populares como el Gaumont, en medio de un 2016 para el olvido. Nada mal, convengamos.

Un texto

Modest virtuosity: A plea to filmmakers, old and Young – David Bordwell 

En el programa de las carreras de cine suele aparecer algún texto de David Bordwell y Kristin Thompson en la bibliografía, así que sus apellidos son conocidos por los que empiezan a leer teoría, pero tal vez es menos revisado el blog que llevan juntos hace años.
Bordwell tiene un interés obsesivo por estudiar la gramática del Cine Clásico de Hollywood. En este texto analiza específicamente un recurso formal: El montaje interno de una secuencia. La capacidad de aprovechar la posición de cada elemento dentro del plano, y cada movimiento, para perfeccionar narrativamente la escena es una de las virtudes más invisibles del ya de por si invisible estilo clásico.

Muchas herramientas que eran parte del arsenal de un director de Hollywood más o menos competente se perdieron, y están ausentes en la mayoría de las películas que se ven hoy en día. Críticos como Bordwell son imprescindibles porque pelean en cada texto por rescatar zonas del lenguaje cinematográfico que están en peligro de extinción. Además el texto es una excusa perfecta para revisar esa gran película que es Panic in the Streets (1950) de Elia Kazan.

Un plano o fotograma

Sully – Clint Eastwood
Si tengo que intervenir un fotograma, que sea para mancillar a-lo-Marker la imagen de un héroe/santo del consenso.

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-12-08-55-p-m


Tomás Guiñazú (Productor. Forma parte de El Pamperito) 

Una película

Los ocho más odiados de Quentin Tarantino sería la película elegida. Entrarían, sin duda alguna, Misterios de Lisboa de Raúl Ruiz y Las mil y una noches de Miguel Gomes, que también vi este año. Evidentemente hay algo en la duración, es decir, en el tiempo y en cómo trabajan a la par con éste, que las convierte en obras maestras sólo apreciables, en estos momentos de decadencia y proliferación de vimeos, en cine. Películas de divertimento que vi en casa, dos buenas: ¡Salve, César! y Un traidor entre nosotros.

Una canción

Las estrellas de Andrea Nigro y Yo soy el fuego del grupo Siempreverde (La Flor – Parte 1).

Un doble programa

Ese oscuro objeto del deseo de Luis Buñuel y Una historia violenta de David Cronenberg. La mención de ambas no involucra relación temática ni nada por el estilo. Es más bien azarosa, aunque comparten una espectacularidad narrativa. Sería bueno ver una y luego la otra. Voy a hacerlo.

Un descubrimiento

John Le Carré.

Una película que decidiste no ver

Permitidos y Me casé con un boludo.

Una experiencia en el cine

Ver una misma película por trabajo, y por suerte, por gusto, en diferentes ciudades del país y observar, casi como un espía, la reacción de los espectadores en cada una de las proyecciones. Esperar el momento de la risa, ese momento en que todos rieron, sorprenderme con nuevos momentos, situaciones que antes no habían generado sorpresa y que ahora sí, ahora todos festejan con gran alegría. Observar con nerviosismo la atención de los que tengo delante, detectar el mínimo movimiento, el que parece levantarse de la butaca pero sólo se acomoda, sabiendo quizá que aún le queda un largo rato. El que se levanta sin mirar atrás – lo que se pierde, pienso -, pero regresa, al instante, seguramente le llegó algún llamado o un mensaje de texto. El que destaca por su risa, podría decir, mi preferido, aquel con quien mantengo un cariño confidencial.

En la secuencia final de una de esas proyecciones, oí como una espectadora, en la misma fila y con seis butacas de diferencia, decía, haciendo referencia a un grupo musical que se aprecia en la película: “Los Pimpinela, al lado de éstos…un poroto”. Luego se reía, como felicitándolos. Creo que los aplaudió, en un aplauso casi silencioso, como para no interrumpir el filme pero sí para acentuar ese momento. A esa… también, mi más secreto cariño.

Un texto

En general los textos en internet fueron malos, vacíos de ideas, vagos, poco serios. Rozando la simple tarea de contar un filme, y mayoritariamente de manera poco emocionante. Peor aún, con una enorme ansiedad de polémica o con la esperanza de alzarse con algún descubrimiento para mostrárselo a sus amigos, más como un infante queriendo impresionar a la maestra que como un poeta apreciando la belleza que tiene delante. Ante esto se encuentran los críticos, creo, y el Twitter los revela crudamente, deja ver su perezoso afán de hallar la piedra filosofal, o en otro caso, de convertirse en el Luis Ventura de turno. El segundo es más entretenido, aunque bastante tonto.

Entre esa parva de textos olvidados en internet, rescato “La desmesura” de Roger Koza y festejo la excelencia con la que sorprende párrafo a párrafo. Además, “Sarris Mekas Sontag Kael” de David Oubiña y “Hacia un cine inútil” de Mariano Llinás, publicados en Revista de Cine n°2 y n°3 respectivamente, acompañan todos mis días.

Un plano o fotograma

15820589_1004375369693632_494982914_o


Azul Aizenberg (Cineasta y crítica. Traficante de links)

Una película

Homeland, Irak Año Cero. Un baldazo de agua fría, todo píxeles vitales, ningún regodeo de la imagen, un tempo que no es ni el del cine mainstream ni el del cine independiente, ojos que miran a cámara y nos miran, que recuerdan la urgencia de las cosas por filmar y las relaciones sinceras y únicas que esa urgencia traza bajo el velo del más vil horror. En la butaca, sensación de encantamiento y piel de gallina: esta película es la obra maestra de nuestro siglo y ni esas palabras le hacen honor porque hasta parecen situarla en un estatuto que no le corresponde, éste es el caso de una película inclasificable. La familia de Abbas Fahdel es la memoria colectiva de un pueblo bombardeado y a la vez su mirada, cargada de cariño y atención antes que de la certeza de un mensaje militante.

Una canción

T´Appartengo, de Ambra. Inolvidable momento de la inolvidable Le Meraviglie. Una de las pocas películas en donde me da la sensación de que una producción relativamente grande valió la pena. La canción pertenece a una cantante pop de los años 90 que se volvió viral y el uso que la directora hace de ella, poniéndola en boca de las hermanas adolescentes, traza una relación particular entre ellas, le da vida a su complicidad a la vez que las pone en tensión con lo que podríamos llamar el “tema” de la película: un debate entre la tradición y la modernidad, una pregunta sobre la libertad o sus posibilidades, con la Italia de Berlusconi como escenario que se manifiesta en el programa de TV que les puede cambiar la vida. Un relato abierto descargado de moral, una película con aliento propio.

Un doble programa

Ossos (1997; no sé que querrán decir con “vieja” porque nada tiene de vieja esta película pero la hago válida porque pertenece al siglo XX), vista por primera vez en la pantall de mi televisor y vista por segunda vez en 35mm en el marco del BAFICI. El color de los espacios, las texturas que emergen en el tiempo de cada plano, la impasibilidad de los rostros de Nuno y Vanda que se vuelven emoción pura y sentimiento desconocido, extranjero, en el cuerpo de uno, espectador atrincherado por la tensión de sus recorridos; el cine de Pedro Costa es un enigma y sus personajes son productores de encantamiento. Ahora que vemos todo en una pantalla de 10×10 mientras twitteamos e instagrameamos, volver a una experiencia de 35mm en una sala oscura es un acontecimiento doblemente especial.
Tangerine de Sean Baker. Un escándalo visual hermoso. Y no voy a decir más porque ya escribí y porque esta encuesta se está volviendo demasiado larga. (Dejé esto para el final).

Un descubrimiento

Juana a los 12 y Cuerpo de letra, películas que se me habían pasado y que me motivaron a escribir. Ambas de una producción pequeña y artesanal. Ambas filman cosas cercanas que no vemos, la primera desnudando la institución privada que es el colegio inglés del propio director, con su hermana y su madre en un gran trabajo de exorcismo: los lugares propios se transfiguran adentro de una película, pasan a ser su mirada sobre esos lugares, ahora que la pienso de lejos me queda la sensación de la exhibición de un pudor y un resentimiento al desnudo, que en la pantalla se transfiguran en amor y violencia, en el amor que surge de la violencia cuyo centro es la maravillosa Juana, la presencia atenta de su actuación a la vez que perdida, una perdición que se acumula en la repetición de su cuerpo en el tiempo. Cuerpo de Letra esté quizás motorizada por un motivo político más directo y no por eso más o menos válido, en ella se desnuda eso que vemos todo el tiempo; las pintadas de campañas políticas. Pero en su calidad humana y amorosa busca hacerlo a través de unos pocos cuerpos que las ejecutan: cuerpos también ejecutados-marginados, cuerpos de sombras que trabajan sin parar bajo el desamparo del cielo del Gran Buenos Aires-. Cuerpo de Letra va en busca de lo que está detrás de las letras, detrás de las figuras, es una micro-épica urbana que, en su oscuridad, vuelve abstracto y bello lo que es oscuro y fugitivo, se fuga con ellos, con los letristas, trabaja con ellos, protagonistas y técnicos pintando a la par. Ambas películas filman como si filmaran el backstage de un gran circo; el de las instituciones privadas y el de la campaña política y ambas lo hacen con herramientas propiamente cinematográficas, sin caer en un discurso de contenido moral y apostando por riesgos formales que componen una poesía propia y honesta. Tienen la capacidad de hacer aparecer y ocultar, y ver a través del ocultamiento. A estas películas se les siente el latido.

Hermanos De Serio: gemelos italianos que vinieron por el festival Cine Migrante y a los que tuve el gusto de conocer en un laboratorio que se hizo en el marco del mismo. De lo que pude ver de ellos hay un material muy heterogéneo pero lo que es seguro es que me llevaron a pensar en Pedro Costa y su forma de hacer películas con inmigrantes y marginados, bordeando el esteticismo que denunciaran los Cahiers y convirtiéndolo en una estética humanista, reciclando el valor político del cine de una forma corajuda y elegante.

Una película que decidiste no ver

El ciudadano ilustre. Leí algunas cosas sobre la controversia de la película que me llamaron la atención pero ahí me quedé. No sé si lo decidí, no hay tiempo para todo y entonces hay que decidir qué interesa más. La ovación a unos Argentinos en Europa no me conmueve y no por eso la película va a ser mala a priori, puede ser buena y no gustarme también, o sorprenderme, todo es posible. Más allá de eso, coincido con y confío en Luc Dardenne cuando dice “desconfíen de los aplausos y los halagos.” Yo también desconfío de los smoking.

No pude hacer la peregrinación a ver La Flor por motivos laborales, cosa que en parte me alegra; y claro, tengo muchas ganas de verla.

Una experiencia en el cine

La Noche de Castro. Estoy preparando un texto sobre ella pero todavía no tuve la oportunidad de volver a verla, cosa necesaria por las pésimas condiciones de proyección en las que tuve que hacerlo. Festival de Mar del Plata, cine Ambassador, llegamos tarde y tuvimos que ir al fondo, a donde no llegaba el aire, si es que había; mi compañero y yo estuvimos cerca de levantarnos por la falta de aire, la lentitud de la película duplicaba el sopor y lo mezclaba con angustia, una experiencia física dada por las condiciones y por una película física; no sé que crítico decía que el cine de Cassavettes es un cine táctil, algo de la cercanía asfixiante de la cámara a sus protagonistas, a la deformación de sus miembros mediante el cuadro y a la amplificación de sus texturas. Con La Noche pasa eso, La Noche entra por todos lados, violenta, sacude, golpea, conmueve y sumerge. Al terminar vino Edgardo para el Q&A, una señora preguntó por el sexo explícito, la pregunta que aparentemente no falta nunca; otra señora acotó que personas que se la pasan tomando merca y cojiendo no pueden ser libres. Una sentencia que merece como respuesta una pregunta. ¿Acaso alguien es libre en este mundo? ¿Alguien es libre en este país? Acaso sean los personajes de La Noche, los únicos fuera del mundo en ese momento, y los únicos libres, habitantes de un mundo solitario y oscuro, pero un mundo propio al fin. Mundo parido de este mundo pero sólo vivo en las dos dimensiones de una pantalla y quizás -bajo una mirada cargada de fe- adentro de los espectadores que la vieron y la verán. Mundo doliente aunque libre adentro de los que la protagonizaron, “adictos” bajo la norma semántica de este mundo pero cuerpos movidos por el amor bajo las normas del suyo, asemántico y amoral. La novedad, según comentamos después, es que en esta proyección sólo se levantaron dos o tres personas.

Un texto

Más de uno.

Nacional y contemporáneo: Ramiro Sonzini escribió dos notas que salieron en la última Cinéfilo, que se dedica a un dossier de cine cordobés. Me conmovió la importancia de pensarse a uno mismo -a un colectivo, en realidad, a una comunidad- desde donde lo hacen quienes editan esta revista; hay algo en sus palabras que está entre el carácter urgente de una entrada de blog y la elaboración cuidadosa y lenta de un texto necesario. Hay claridad y hay una dirección: los redactores de cinéfilo le hablan al presente y se hablan. Ramiro abre la revista con una nota que titula “Tras la pista del cine de indignación” y habla de la diferencia entre películas hechas por personas que buscan autoafirmarse y películas motivadas por un profundo deseo de aprender. Hace una crítica muy dura a la propia cinematografía obviando el festejo por la posibilidad de hacer películas y, contra todo pronóstico, cierra el texto con optimismo. Además de echar luz en ideas que me venían dando vueltas en la cabeza, me llevó a películas que no conocía, como la magnífica e importantísima La Hora del Lobo y la sútil y pequeña Algas.

Internacional: Estuve leyendo los diarios de los hermanos Dardenne (“Au dos de nos images, 1995-2005”) y cada página es una mina de oro más valiosa que las clases de “dirección” de la facultad de cine. Notas para películas, preguntas sin respuestas, manifiestos potentes, citas magistrales. En el final, también se incluyen dos guiones. No está editado en Argentina. Quisiera traducirlo (y que me paguen por hacerlo).

Un plano o fotograma

Volví a ver Prénom: Carmen hace poco, me había olvidado de la potencia emotiva de Godard. Me había olvidado de lo mucho que se puede entender de sus películas cuando dejamos de querer entender. Pasar esa idea a la vida diaria nos haría más fuertes e inteligentes, si no nos volvemos locos en el camino.

captura-de-pantalla-2016-12-27-a-las-9-42-37-p-m

captura-de-pantalla-2016-12-27-a-las-9-42-51-p-m


Enrique Méndez Valverde (Cineasta cinéfilo peruano. Soul brother en Lima Soul Club, analógico y sin videitos)

Una película

The Woman Who Left (Lav Diaz, 2015)

Una canción (en una película)

Chaos Is My Life – The Exploited (As Mil e Uma Noites: Volume 1, O Inquieto – Miguel Gomes). Refleja el lado más punk del portugués.

Un doble programa:

Como me da la gana (Ignacio Aguero, 1985) / Como me da la gana II (Ignacio Aguero, 2016)

Un descubrimiento
La Noche (Edgardo Castro, 2016) / Me Quedo Contigo (Artemio Narro, 2014)

Una película que decidiste no ver
Neruda (Pablo Larraín, 2016)

Una experiencia en el cine
Ver Cemetery Of Splendour de Apichatpong Weerasethakul en pantalla grande. Luego de esperar alrededor de un año desde su estreno mundial, más su aparición en Torrent a unas semanas antes de la proyección, me hizo dar cuenta que no hubo mejor elección al verla de esa manera durante el 6° Festival de Cine Lima Independiente en Julio de este año. La película es hipnótica y maravillosa.

Un texto
Todo el Dossier de Cine Cordobés en el N° 22 de la revista Cinéfilo. Gracias a un regalo, la edición resultó siendo la mejor ilustración sobre la cinematografía que desconocía en aquella región. Una semana previa a leerla, se había estado conversando mucho acerca de ello con varios amigos que venían de visita a Lima desde allá y resultó un golazo satisfacer esa curiosidad mediante esto.

Un plano o fotograma
Fotograma de The Plague At The Karatas Village de Adilkhan Yerzhanov
Una de las películas más originales y divertidas que vi durante el año. Su desborde de excentricismo, disparate y la vez de inocencia en la imagen; hacen que esta hable por cuenta propia.

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-12-27-22-p-m


Chema García Ibarra (Cineasta apadrinado por Las Pistas. Esperamos cobrarle eso cuando venga a Buenos Aires)

Una película

This House Has People In It, de Alan Resnick. Esta en youtube y dura 14 minutos:

Una canción

“Nazi punks fuck off” de Dead Kennedys en Green Room de Jeremy Saulnier

Un doble programa

El hombre que pudo reinar (John Huston, 1975) y Mimosas (Oliver Laxe, 2016)

Un descubrimiento

Las tres películas fascistas de Rossellini: La nave bianca, Un pilota ritorna y L’Huomo dalla croce.

Una película que decidiste no ver

¡Vivo en un sitio sin cines, no me puedo permitir eso!

Una experiencia en el cine

Homo Sapiens, de Nikolaus Geyrhalter.

Un texto

Víctor Erice sobre el libro “Los últimos días de Adelaida García Morales”. Aquí.

Un plano o fotograma

He hecho una recopilación en gif de los planos de The vikings (Richard Fleischer, 1958) en los que se ven las marcas de relevo, unos agujeros negros que indican al proyeccionista cuando empalmar los rollos.

https://media.giphy.com/media/iwu1OYY1nLDPO/giphy.gif


John Campos Gomez (Director del festival Transcinema. No tenemos pruebas de que duerma en festivales)

Una película
Stand By For Tape Back Up, de Ross Sutherland (Reino Unido)
Me emociona y ablanda increíblemente cada vez que la veo.

Una canción en una película
Ikeya Seki, de Kano (en Viejo Calavera, de Kiro Russo)

Sigo bailando ésta.

Un doble programa (una vieja y una nueva)
El enemigo principal (1974), de Jorge Sanjinés + Viejo Calavera (2016), de Kiro Russo, ambas producciones bolivianas que manifiestan una evolución de lo temáticamente político hacia lo sensiblemente cinematográfico (y también político) a propósito de la clase trabajadora de ese país.

Un descubrimiento
Orange Confucius, de Frank Fu (China). Premiere Mundial en Transcinema.

Una película que decidiste no ver
Las chapucerías comerciales peruanas que cada vez llevan más gente a las salas: Calichín, Guerrero siete semillas, La peor de mis bodas, Margarita y demás productos.

Una experiencia en el cine
Ver Paterson, de Jim Jarmusch, en el Auditorium de Mar del Plata con otras felices 900 personas.

Un texto
El diario intermitente #61 de Quintín sobre The Hateful Eight, de Quentin Tarantino. Película que odio y sigo odiando pero que a Quintín le encantó. Para mí, la crítica la crítica la crítica está mejor que la película.

Un plano o fotograma
El larguísimo y sugerente plano del 3′ al 60′ de Eldorado XXI, de Salomé Lamas, cuando cae la noche al cansino paso de los trabajadores entre subidas y bajadas hacia la mina. La luz natural que se reemplaza por la luz de los cascos y testimonios dolientes de carácter contestatario de los pobladores de La Rinconada, Puno, en el sur altiplánico del Perú

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-1-02-26-p-m


Maui García Alena (Presentador en el Festival de Mar del Plata. No descubrió Branco sai preto fica)

Una película

Creed de Ryan Coogler: Si bien en su país se estrenó el año pasado, acá se vió en cine en Febrero de 2016. No sé si es la mejor película del año, pero conformó un (gran) capítulo nuevo de la que posiblemente sea la mejor saga de la historia del cine, e hizo que Rocky y el cine haga algo que pocas películas y personajes llegan a hacer: ganarle al tiempo.

Gran parte de toda la emoción que sentí en el cine viendo la película tuvo que ver, no sólo con la película en sí, sino con que es inevitable pensar en que pasaron 40 años de la primer a vez que el mundo vió pelear a Rocky. Al margen de esto, los personajes y la película se aggiornaron de manera perfecta a l 2016, la película en ningún momento se relaja en toda su historia mirando atrás para quedarse en algo cómodo, sino que se basa en ese pasado para contar una historia nueva y hacer que los personajes sigan avanzando. La saga, pudiendo hacer una película simple y un robo, al igual que el personaje de Rocky, se plantea cosas nuevas , acepta que los tiempo cambiaron y avanza con valentía.

Una canción

La escena de Rafael Berrio cantando en La Reconquista de Jonás Trueba. Es perfecta, la canción, los colores y las actuaciones son hipnóticas y placenteras; y lejos de caer en un simple momento de placer estético, la escena, compuesta por un único plano, hace avanzar la narración de la historia gracias a la canción y a las actuaciones: cuenta con simpleza y placer.

Mención especial: El rap cantado por Ross Sutherland en Stand by for a tape Back-up. Increíble, pegadizo y funca perfecto con las imágenes.

Un doble programa (una vieja y una nueva)

Cualquier película sobre el Holocausto en contraste/diálogo con Austerlitz de Sergei Loznitsa: El documental de Loznitsa le da un nuevo significado y un nuevo abordaje a un tema tan interminable (pero acabado) dentro de la historia del cine como es el Holocausto. Hace mucho tiempo que el cine necesitaba una película así sobre esta temática.

Un descubrimiento

Yo ni ningún festival descubrió nada, los que sí considero que descubrieron fueron:

-Albertina Carri con Cuatreros: Albertina hizo una película única, simple, increíble e inimaginable, nunca antes vista (por lo menos por mí). Cuatreros es un ejercicio de búsqueda rarísimo con un resultado que es un verdadero descubrimiento narrativo y estético.

-Dane Komljen con All the Cities of the North: Esta fue una de las grandes revelaciones del año, que también con una gran búsqueda narrativa y formal, logra una película novedosa que habla sobre política, amor, la sociedad y el cine.

Una película que decidiste no ver

Moonlight de Barry Jenkins: Todo lo que ví y leí (trailers, sinopsis, entrevistas al director, críticas) sobre la película no hizo más que generar en mi cabeza la idea de una película efectista, preciosista, con una moral diseñada y falsamente personal. No sé, por ahí me equivoque y debería ser menos prejuicioso.

-La de Iñárritu con el oso y Di Caprio: Este año aprendí a no ir más al cine a enojarme.

Una experiencia en el cine

-El estreno de Train to Busan de Yeon Sang-ho en F IC Valdivia: Es una de las películas del año y seguramente funcione en cualquier sala de cine, pero verla en una noche de lluvia, en un festival, en una sala impecable ubicada en el medio de un bosque que podría haber estado plagado de zombies, con un gran amigo y amigos, y en un cine que no paró de aplaudir y gritar; fue simplemente increíble y memorable.

-La presentación de La última película de Peter Bogdanovich en BAFICI: fue hermoso y era la única de sus películas de él que no había visto. Por otro lado, hay que festejar que BAFICI, después de muchos años, haya traído nuevamente a un verdadero gran invitado que sea amable con el público y el festival.

Un texto

Los textos de Agustina Bessa-Luis en Visita ou Memórias e confissoes  de Manuel de Oliveira. En una película que tiene más valor emocional y sentimental que cinematográfico, la conjunción de estos textos, con las imágenes de la casa, más el cariño de Oliveira, son perfectos.

Un plano o fotograma

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-1-45-15-p-m

“Creed: La Reconquista”  de Maui Alena – Óleo sobre lienzo (2,60 m x 2,21 m) (?)

Me pareció lindo cruzar las dos escenas con motos del año. Las dos las ví en cine, una me emocionó y me puso la piel de gallina con su reversión de Gonna Fly Now; y la otra probablemente sea el plano secuencia más relajante visto en mucho tiempo.

Me parece también que los títulos juntos quedaban lindos, en Creed hay una gran reconquista con el público de Rocky, el héroe que nos demuestra que sigue vivo y que después de ganarle a Apollo (dos veces), a Clubber Lang, a Iván Drago y la URSS, al Parkinson y Tommy Gunn y al prejuicio de clase de su hijo, vuelve para ganarle al cáncer y convertirse en mi super-héroe favorito de todos los tiempos.


Gisela Barthe (Cineasta y cinéfila peruana. Anfitriona inigualable, fiesta sin fin, el mejor lomo saltado de la región)

Una película
La Noche de Edgardo Castro.

Una canción
Viejo Calavera – Ikeya Seki de Kano

Un doble programa
Matrimonio con hijos (viejo) – Modern Family (nuevo)

Un descubrimiento
Oleg y las raras artes de Andrès Duque.

Una película que decidiste no ver
Hasta que la suegra nos separe de Carlos Landeo

Una experiencia en el cine
El vacio, la tristeza y la soledad que me dejo al salir del cine, después de ver La Noche de Edgardo Castro.

Un texto
“existe un Dios que ríe en los adamascados
del altar, al incienso, a los cálices de oro,
que acunado en Hosannas dulcemente se duerme”.
El Mal – Arthur Rimbaud

Un plano o fotograma

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-1-57-49-p-m

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-1-58-02-p-m


Santiago Gonzalez Cragnolino (Crítico en Revista Cinéfilo y Con los ojos abiertos. Una vez fue al cine con Garcia Candela y se cruzaron a un ex Presidente de la Nación)

Una película
Rester Vertical de Alain Guiraudie. Una desventura cómica, moderna en absoluto tiempo presente.

Un doble programa
Unfaithfully Yours de Preston Sturges y We Are Your Friends de Max Joseph. Buscar similitudes y diferencias.

Un descubrimiento
Stand by for tape backup. Me imagino que es una película que va a recibir votos varias veces en esta lista, pero es de esas joyitas que difícilmente se canonicen. Es demasiado poco académica y menos aún academizable. Y cuesta imaginar que su director siga una carrera que lo encumbre. Lo que quiero decir es que me gusta pensar que queda cementado en algún lugar que esta película maravillosa de Ross Sutherland debe ser vista, que alguien de acá a varios años desentierre esta lista y se tope con una película que difícilmente forme parte de los futuros libros sobre la historia del cine y las listas de imprescindibles.

Una canción
La canción que hace el público junto a Bill Drummond en Imagine Waking Up Tomorrow and All Music Has Disappeared (otra película que toma su forma de fuentes que no son exclusivamente cinematográficas pero que no bastardean la propuesta).

Una película que decidiste no ver
El otro día mi hermana me leía las listas de Cahiers, Sight and sound y no sé qué otra publicación prestigiosa y me daba cuenta que no había visto la enorme mayoría. De una lista creo que no vi ninguna. Y casi siempre se debía a que evitaba verlas: son demasiadas para nombrar solo una. Aprovecho entonces para decir que el establishment de la crítica es un grupúsculo carente de imaginación. Inmersos en una confusión (estética y política) sobre su rol y sobre las películas que comentan; demasiado cómodos en su pereza, a casi todos ellos les recomiendo que lean la distinción que hace Daney entre lo Visual y la Imagen.

Una experiencia en el cine
La función de Gente de cine de King Vidor, acompañada por la sinfónica de Mar del Plata. Imaginarse que ese teatro se transportaba en el tiempo y era una función contemporánea a la película. Experimentar el  cine como una expresión completamente popular.

Un texto
Escritos sobre cine norteamericano, compilación de textos de Jim Hoberman por la Editorial Cuenco del plata. Hoberman pone a dialogar como pocos al cine con otros textos y con su época, de los pocos que puede entablar un ida y vuelta entre el cine y lo que pasa a su alrededor. Al finalizar el libro uno termina convenido de que no hay realidad extracinematográfica.

Si tienen que ser escritos de este año, el intercambio entre Miccio y Prividera, a propósito de su libro.

Un plano o fotograma

Cualquiera de Malgré la nuite de Grandieux.

malgre-des


Pierre Léon (Cineasta, actor, músico y crítico. Merece que sus manos estén marcadas en la vereda del Hermitage)

Una película

Larmar och gör sig till, Ingmar Bergman, 1997

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-3-17-50-p-m

Una canción

The Strawberry Blonde, Raoul Walsh, 1941. El primer karaoke de la historia del cine

Un doble programa

Gertrud, Carl Theodor Dreyer, 1964 / Yourself and Yours, Hong Sang-soo, 2016

Un descubrimiento

Mitchell Leisen

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-3-23-05-p-m

Una película que decidiste no ver

Jamás decido no ver una película. Es la película la que decide por mi.

Una experiencia en el cine

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-3-25-18-p-m

Un texto

The Personal History, Adventures, Experience and Observation of David Copperfield the Younger of Blunderstone Rookery (Which He Never Meant to Publish on Any Account, Charles Dickens, 1850.

Un fotograma o plano

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-3-26-59-p-m

An Affair To Remember, Leo McCarey, 1957


Alejandro Cozza (Crítico en Revista Cinéfilo y cineasta. Vio más películas que todos nosotros juntos)

Una película

Elle, Verhoven y Huppert en la gloria y extremando los limites de toda correcion politica

Una canción

¿Sólo una? “The Night” de Frankie Valli & The Four Seasons en The Northern Soul, premio mejor  B.O.S. del año; todas las de Gilda en Gilda; las de Woody Ghutrie (Ship in the sky) y Donovan (Deep peace) en L´avenir de Mia Hansen Love.

Un doble programa

The brick and the mirror (1965) de Ebrahim Golestan y Under the shadows (2016) de Babak Anvari, visiones extremas y extraordinarias sobre Irán a través del tiempo y los géneros.

Un descubrimiento

La polaca Demon de Marcin Wrona, vista en BAFICI, la mejor película de terror del año.

Una película que decidiste no ver

Varias: El ciudadano ilustre, El renacido, Batman vs Robin, El escuadron suicida…

Una experiencia en el cine

No si entra en esta categoria pero ver en el Festival de Gral Pico las nuevas peliculas de dos cineastas pampeanos como Sebastian Lingiardi (Gral. Pico) y Guillermina Pico (Borrá todo lo que dije del amor porque no sabía bien quién era) que es de Santa Rosa a pesar de su apellido, tuvieron para mí una sorpresiva impresión. Sobretodo Gral. Pico de Lingiardi porque estaba él presentando la película, y cuando se retira la vuelve a presentar siendo filmado en la misma pantalla, y era una pelicula sobre el mismo festival en el que estábamos y parte de ella transcurria en la misma sala donde la veiamos. O sea, un juego interminable de cajas chinas. Pero me llamó la atención que dos documentales tan personales, sensibles y potentes hayan quedado afuera de los festivales grandes de Argentina, por eso va aca la mención a ellos , podrían estar en “Un descubrimiento” también.

Un texto

Que seria un libro entero, el de Memorias de un cinéfilo de Langlois de Ed. Cuenco de plata, pero particularmente de alli el texto “Veinticinco años de cine francés, 1930-1955 y el posterior capítulo con la entrevista inédita que se le hace en 1964 en Cahiers du Cinema. El que crea que para escribir y hablar de cine hay que desentenderse de la producción, que relea al Santo Patrono.

Un fotograma o plano

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-4-14-42-p-m

Los vampiros de Bellochio van al dentista…


@ayresybenson (Twittero de trinchera. Enemigo de Gustavo Noriega)

Una película

Elle

Una canción

Go West en Mountains May Depart

Un doble programa

Blood father / John Wick

Un descubrimiento

Lily Gladstone en Certain Women.

Una película que decidiste no ver

Gilda.

Una experiencia en el cine

Los viejos del Lorca, que remiten al episodio de Master of None en que la abuela de la novia de Aziz Ansari se escapa del geriátrico.

Un texto

El de Lucía Salas sobre las películas dirigas por Stallone, en Cinéfilo

Un plano o fotograma

15817803_1004385949692574_1706485469_o


Alejandro Small (Cineasta cinéfilo peruano, ojalá termine pronto ese proyecto nuevo que tiene)

Una película

Viejo Calavera, porque descubrir como filmar tu película es misteriosamente hermoso.

Una canción

La del inicio de Viejo Calavera. El soundtrack del Transcinema.

Un doble programa

Elle de Paul Verhoven con La vida de Oharu de Mizoguchi.

Un descubrimiento

Nathaniel Dorsky (vimeo.com/29857570) dentro de los muchos hermosos descubrimientos que me dio el Master Lav (Videolab, cuando lo curse) y ver por primera vez Lav Diaz y que fuese en una sala de cine durante el transcinema

Una película que decidiste no ver

Los taquillazos marca Perú.

Una experiencia en el cine

Como me da la gana II de Ignacio Agüero. A las 3 de la tarde estaba escuchándolo hablar sobre su manera de entender y acercarce al cine, y 3 horas después estaba viendo todo eso traducido en su película. El miedo que me dio preguntarme que es lo cinematográfico en lo que hago, es mi experiencia en el cine de toda la vida.

Un texto

Más que un texto ha sido fundamental para mi este año el descubrir libros maravillosos sobre el cine dentro de los que guardo especial cariño por: La Bella y la Bestia: diario de rodaje de Jean Cocteau, me daba la sensación de estar filmando mientras la leía y Esculpir en el tiempo de Tarkovsy me hace pensar desde otro lugar la película que llevo años soñando con filmar. En mi mesa de noche, uno de Deleuze que aun no me encuentra listo para leerlo.

Un plano o fotograma

Los mineros corriendo yendo a auxiliar a Elder Mamani. (Viejo Calavera)


Renaud Legrand (Sidekick de Pierre León. Compuso el mejor cha cha cha de la historia del cine francés)

Una película
Le camion – Marguerite Duras

Una canción
Leaning on the Everlasting Arm – Robert Mitchum y Lilian Gish, “The Night of the Hunter”

Un doble programa

Jeanne Dielman, Chantal Akerman, 1976 ; Elle, Paul Verhoeven, 2016.
Dos retratos de mujeres solitarias. Ambas conocen el horror del mundo y han elegido la soledad absoluta, sin amor, efectivas en todo lo que hacen, como dos maquinarias, en un dominio absoluto de sus universos cerrados. La diferencia: Jeanne Dielman rechaza lo desconocido, lo que ella no domina – mata al hombre que, por primera vez, la hace llegar al placer; cuando la heroina de Verhoeven, al contrario, prueba el azar, quiere sobrepasar el horror que ha conocido. Dos maneras de resistir, de afirmarse contra viento y marea.

Un descubrimiento
Los cortos de Flavia de La FuenteFotografos, Espuma, Nadando a San Clemente…

Una película que decidiste no ver
Son muchos. No es una décision, es solo que no quiere a verlos, no me recuerdo que existen.

Una experiencia en el cine
La sorpresa maravillada del publico – estabamos como ninos – cuando, en “La Belle Dormant” de A. Arrietta, el castelo se desperta (primera imagen : el ave inmovil en el cielo se volvio a volar).

Un texto
No se, no leo textos de cinéma.

Un plano o fotograma

captura-de-pantalla-2016-12-27-a-las-5-23-21-p-m

Le Fleuve, Jean Renoir, 1951.


Francisco Lezama (Cineasta obsesionado con los dólares. El guardián del cine del Malba)

Película

Carol de Todd Haynes.

Canción

Go West de Pet Shop Boys en Mountains May Depart. Me parece lo mejor de la película.

Doble programa

The Lady Vanishes (Hitchcock) – Julieta (Almodóvar)

Descubrimiento

Panke de Alejo Franzetti, ya sus cortos me parecían increíbles (en especial Dos experiencias en el bosque). También pude ver la próxima película de Leandro Listorti que supongo se verá este año. Una película genial realizada en base a material de archivo de películas inconclusas argentinas.

Una película que decidí no ver

The Revenant de Iñarritu.

Una experiencia en el cine

Sorpresiva irritacion ante Como me de la gana II en el Doc BsAs.

Un texto:

En el número 3 de Revista de Cine, “Alfred Hitchcock ha muerto” de Jean-Luc Godard.

Un plano o fotograma

Este de Carol

15748367_10153972947122136_1189822803_o


Agustín Rayneli (Melómano y cinéfilo. No pone más que 8 de puntaje)

Una película

Hermia & Helena

Una canción

Cherokee ChaChow al final de Everybody Wants Some!! de Richard Linklater. Posse cut con el elenco más atractivo del año.

Un doble programa

Elle y Basic Instincts (Intercambiable con Showgirls), las mujeres modernas de Paul Verhoeven.

Un descubriemiento

Pierre Leon, particularmente Par Exemple, Electre. Un mockumentary, emails cantados y una puesta improvisada de Electra. Una vuelta a los orígenes para atender incertidumbres del arte (escénico) en la era post internet. Enorme libertad con la que crea y deshace estructuras, asuntos importantes tratados con liviandad y seriedad absoluta. El cine es valioso por películas como esta.

Una película que decidiste no ver

La Flor de Mariano Llinas. (la vere eventualmente cuando se de en Capital Federal).

Una experiencia

Ver Closed Vagina de Masao Adachi en MDQ entera sin subtitulo. Ver History Lessons (1972) de Straub-Huillet y que interrumpan la proyección porque los subtítulos “fallaban” (intencionalmente hay partes traducidas con el subtítulo y otras que no).

Un texto

Dos. Matias Piñeiro y Quintin a propósito de Rivette.

Un plano o fotograma

Rutina que convierte un encuentro casual en algo que nos cambia la vida para siempre, como lo son las películas de Kelly Reichardt.

certain-women


Nicolás Zukerfeld (Cineasta, crítico en Revista de Cine, dibujante, docente. Esperamos verlo con su MicroKorg en el futuro) 

Una película

Short stay (Ted Fendt)

Una canción

Entiendo que la pregunta apunta a cómo una canción (o en este caso una composición) juega dentro de la película. Por eso elijo “La Gran Misa Nº 17 en Do menor” en La mort de Louis XIV (Albert Serra)

Un doble programa (una vieja y una nueva)

Hermia y Helena (Matías Piñeiro) / Safety last! (Fred C. Newmeyer, Sam Taylor)

Un descubrimiento

Le parc (Damien Manivel)

Una película que decidiste no ver 

Difícil porque con el tiempo, por curiosidad o con fines puramente académicos, tiendo a ver más o menos todo. The Neon Demon (Nicolas Winding Refn) es una película que abandoné a los diez minutos, así que si bien “quise”, no pude ver. Tal vez Nocturama (Bertrand Bonello) podría entrar en “decidí no ver” porque tuve la oportunidad de hacerlo y no lo hice.

Una experiencia en el cine 

Claramente el haber proyectado nuestra película El invierno llega después del otoño en Argentina (BAFICI y el Festival de Mar del Plata) y en Francia (Festival Entrevues de Belfort)

Un texto

“Eterna cadencia. A propósito de “Chant d’hiver” de Otar Iosseliani” de Malena Solarz, publicado en “Revista de cine N°3”. Pero agrego otro también: “Guiones de poemas” de Daniel Durand en “El cielo de Boedo”

Un plano o fotograma

fotograma-inervenido-para-las-pistas


Malena Solarz (Cineasta y docente. Guía gastronómica oficial del barrio de Almagro)

Una película

Mejor dos: Hermia y Helena, de Matías Piñeiro, y Amor y amistad, de Whit Stillman. ¿Será que Shakespeare y Jane Austen tienen más en común de lo que pensamos?

Una canción

Cualquiera de las que canta Jeanne Balibar en Par exemple, Electre, de P. Léon y J. Balibar. Particularmente recuerdo, casi a diario, aquella que dice algo parecido a “Je suis libre tous les jours”, mientras va repasando las posibilidades de agenda para encontrarse con alguien.

Un doble programa

Estuve haciendo este ejercicio para el programa de una materia en la que trabajo, así que ahora, sólo para probar, pondría: La muerte de Luis XIV, de Albert Serra, y La muerte del Señor Lazarescu, de Cristi Puiu. Y otro dúo, que incluye una obra teatral (que pronto tendrá su versión cinematográfica): Par exemple, Electre, de P. Léon y J. Balibar, y Por el dinero, la obra de Luciana Acuña y Alejo Moguillansky.

Un descubrimiento

Las películas (cortos y largometraje) de Ted Fendt.

Una película que decidiste no ver

El ciudadano ilustre, de Mariano Cohn y Gastón Duprat.

Una experiencia en el cine

En la Bienal de Imagen en Movimiento (BIM), Peter Tscherkassky desmenuzó su cortometraje Instructions for a light and sound machine (¡verlo, por favor!).Fue una clase de un artesano mostrando cómo manipular, exponer, cortar, esperar, iluminar y pinchar sus materiales, pero también el mejor caso de un mago mostrando sus trucos, sin que éstos pierdan nada de su poder de maravillar.

Un texto

Hacia una teoría del gag, de Nicolás Zukerfeld. Y también, con una pequeña cuota de autoreferencia, un pequeño comentario que escribió Juan Villegas en su página de Facebook sobre “El invierno llega después del otoño”, la película que co-dirigimos con Nicolás. El texto no es bueno por la película, claro, sino porque fue el primero (y de los pocos) que se corrió de las referencias más evidentes y nos hizo pensar algo.

Un plano o fotograma

Es un fotograma de cada uno de los cuatro primeros planos de Floating weeds, de Ozu. La decisión de ubicarlos verticalmente obedece al sistema de escritura japonés.
La vimos en el Festival de Belfort en una copia en 35 mm. increíble de la Cinemateca Francesa. Una maravilla.

fotogramas-floating-weeds


Cecilia Kang (Cineasta. Nos debe una noche de gira por los karaokes coreanos)

Una película

As mil e uma noites, de Miguel Gomes (quizás cuenta como del año pasado, pero yo pude ver las tres de corrido hace poco en el ciclo de cine portugués que se dio por aquí. Me dijeron que iban a pasarla(s) los domingos de enero. Así que el que quiera huir del calor y de las cosas feas, vaya y entre a este mundo de libertad y belleza)

Una canción

“Go west” de los Pet Shop Boys en la película Lejos de ella (Mountains may depart) de Jia Zhangke. Aguanten los Pet Shop Boys y sobre esa película qué decir… Esa última escena fue muy catártica para mí. Jia Zhangke es uno de mis directores favoritos, ahora estoy escribiendo un proyecto nuevo y mi mayor deseo es poder copiarlo lo mejor posible.

Un doble programa

La aventura de Michelangelo Antonioni y Carol de Todd Haynes. Nuevas y viejas ambas las dos, salvo que Carol pude verla en el cine y la otra la vi en casa.

Un descubrimiento

Muriel Spark y el tabaco para armar cigarrillos.

Una película que decidiste no ver

La noche de Edgardo Castro.

Una experiencia en el cine

¿Una experiencia externa o interna? No sé, pienso en un beso viendo una película muy pedorra o pienso en el abominable poder del cine cuando uno se siente tan mal consigo mismo y el mundo viendo Homeland, Irak año cero de Abbas Fahdel. Es el mismo cuerpo que atraviesa dos experiencias completamente diferentes. Es un buen ejercicio humano.

Un texto

Voy a citar al queridísimo Jonas Mekas, una entrada de su Movie Journal, the rise of the American Cinema 1959-1971. La entrada se titula On fighting ugliness with ugliness y da la casualidad que es del 23 de diciembre de 1959, hoy hace 57 años atrás. El texto es más largo pero voy a citar una frase del final, que me vino a la memoria viendo la película de Miguel Gomes hace unas semanas. Creo que a Mekas le gustarían las películas de Miguel Gomes. El texto dice así: “But the I thought: So what? don’t we have enough ugliness already? And don’t we know these things already? Why always fight ugliness with ugliness, stupidity with stupidity, displaying still more and more of it? Why not create something beautiful to fight the ugliness? Not that I am for escapism (although there is nothing wrong with it). René Clair was not an escapist in A Nous la Liberté. And Chaplin never was. No poet ever is. Neither are tulips, willow trees, Louise Brooks, or cranes. But they fight ugliness just by being there, by emanating beauty, peace, truth.” Voy a hacer un intento de traducción: Entonces pensé: ¿Y qué? ¿No tenemos ya suficiente fealdad? ¿Y no conocemos esas cosas ya? ¿Por qué siempre pelear fealdad con fealdad, estupidez con estupidez, mostrando cada vez más y más sobre ello? ¿Por qué no crear algo bello para combatir lo feo? No es que me interese ser evasivo (igual no hay nada de malo con ello). René Clair no fue ningún evasivo en A Nous la Liberté. Y Chaplin nunca lo fue. Ningún poeta lo es nunca. Ni tampoco lo son los tulipanes, los sauces, Louise Brooks, o las grúas. Pero ellos pelean contra la fealdad sólo con estar ahí, emanando belleza, paz, verdad.

Un plano o fotograma

Va un fotograma del documental que hice, Mi último fracaso. Disculpen, no es de autobombo, es más bien sentimental la elección. Es el último plano de la película, una imagen de Tammy, la perra de mi familia. Estuvo con nosotros durante 15 años. Toda una vida. Ella era una loca, en mi mano izquierda tengo una marca de su locura. Pero nos amamos mucho. Fue una semana de duelo para mí, por eso me gustaría honrar su recuerdo acá con esta imagen.

15785061_1004378796359956_2059989022_o


Raúl Camargo (Enemigo n°1 de Las Pistas. Esperamos resolver nuestras diferencias en Valdivia)

Una película

Dawson City: Frozen Time, de Bill Morrison, una lección de cine, historia, memoria y amor como pocas, con Morrison creando el documento fílmico más importante del nuevo siglo.

Una canción

Paisaje, el exacto momento en que escuchamos cantar por primera vez a Miriam Alejandra Bianchi, y vemos como comienza a transformarse en aquel mito llamado Gilda, interpretada cándida y magistralmente por Natalia Oreiro.

Un doble programa

Outtakes from the life of a happy man de Jonas Mekas (film antigüo y nuevo a la vez) seguido de la exhibición de I had nowhere to go, de Douglas Gordon, programa doble que hicimos con mucho cariño cinéfilo en FICValdivia 2016 en homenaje al cineasta experimental más importante de la historia.

Un descubrimiento

La película Ménilmontant, ninguna palabra le hará justicia así que véanla: (sin sonido):

Una película que decidiste no ver

Zoolander 2, luego de leer y escuchar a amigos desilusionados, preferí quedarme con el feliz recuerdo de la primera.

Una experiencia en el cine

Ma Vie De Courgette, en Quincena de Realizadores de Cannes. Película tan bella que al finalizar comenzamos a aplaudir hasta ponernos de pie ante un anonadado y visiblemente emocionado Claude Barras. Era su estreno mundial y todos vimos que era uno de los momentos más felices de su vida.

Un texto

El mejor texto no lo leí en libro alguno, aunque si pertenece uno de los más grandes filósofos modernos:

No estoy loco para nada. Si pudiera tomar todo lo que tengo y lo pusiera en un tazón o algo, y les dijera: “hey, tomen, quiero comprar un día más con mi esposa”, lo haría, y moriría como un hombre feliz. Valdría la pena. Pero no sucederá. Entonces, todo lo que tengo ha seguido adelante… y yo sigo aquí. ¿Pero sabes que? Esta bien. Porque yo me dije que si se rompía no lo arreglaría. Para que molestarme.

Se que no es Deleuze ni Epstein, pero cada vez que vuelvo a ver a Stallone en esta escena lloro y pienso en la vida mucho mas que con cualquier otro gran intelectual.

Un plano o fotograma

arabian-nights1


Matías Piñeiro (Cineasta y futuro artista plástico. Ojalá lo contraten de Utilísima)

Una película

Happy Hour by Ryusuke Hamaguchi

Una canción (en una película)

La de Zero de Conduite de Jean Vigo (1933) en Como me da la gana II de Ignacio Agüero (2016), en el paralelo de los niños del taller de Alicia Vega en 1980 y 2015.

Un doble programa (una vieja y una nueva)

Klassenverhaltnisse de Jean-Marie Straub & Daniele Huillet (1984) & Short Stay de Ted Fendt (2016)

Un descubrimiento

Back Street de John M. Stahl (1932)

Una película que decidiste no ver

La La Land (debo confesar: que hubiera preferido no ver)

Una experiencia en el cine

La retrospectiva de Peter Hutton

Un texto

El Hombre Dinero de Mario Bellatin

Un plano o fotograma

Adjunto un boceto para una pintura que estoy realizando a partir de un fotograma de El Auge del Humano de Eduardo “Teddy” Williams.

img_3467

Anuncios

1 Comment so far

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s