comment 0

Escritura esencial sobre cine #6 – Julio 2016

tumblr_n0ye7yEVWp1qzeo76o2_1280

Secret Defense (Jacques Rivette, 1998)

Por Ezequiel Iván Duarte

1. La lleca o sapere aude

Una excusa para decir lo que queremos decir. ¿No es todo lo que buscamos? Pero pobre de aquel que quede en medio del arrebato. Una inquietud permanente: indagar en las posibilidades constructivas del intercambio de pareceres en sus diversas formas: diálogo, discusión, polémica, chicanería. Debo confesar que, por lo general, me siento más cómodo del lado de Hans-Georg Gadamer, no sólo por el señalamiento del filósofo al carácter históricamente situado de la reflexión y la crítica —que implica un límite a sus pretensiones— sino, especialmente, por la máxima que indica que “se debe contar siempre con la posibilidad de que la creencia contraria pueda tener razón, ya sea en el ámbito individual o en el social.” Lo que Gadamer defiende no es una pretendida neutralidad —o tibieza política, diría más de un ‘extremista’— sino la construcción de una racionalidad dialógica.

Dicho esto, diré, ahora, que dudo seriamente acerca de las posibilidades de la polémica como medio de construir ese diálogo persuasivo. La polémica aparece como el modo de discusión predilecto en la Argentina actual, estructura desde programas de televisión enteros hasta intercambios vía redes sociales. Y, no podía ser menos, a la propia crítica de cine. Un artículo cínico y quizá brillante de Diego Tajer para Revista Paco ensaya una justificación del fanatismo que se parece bastante a las diatribas contra la posibilidad de objetividad en el periodismo. “La objetividad no existe” se dice por allí, como si eso demostrara la imposibilidad de no ser arbitrario.

Por otro lado, es claro que una polémica puede incluir un intercambio de ideas ricas e interesantes. Sin embargo, cabe preguntarse por la eficacia de la enunciación quilombera que implica toda polémica. Porque si Tajer está en lo cierto, entonces la racionalidad dialógica no es una posibilidad real, cada interviniente en la discusión es una mónada cerrada.

En su comentario a esta reseña de Nuria Silva, Nicolás Prividera señala la necesidad de escribir una historia de la crítica en el país. Es evidente que el debate sobre el debate es o debería ser una inquietud para cualquier crítico, ensayista o conversador. Esa historia de la crítica debería, me parece, contener una tipología compleja y minuciosa.

Prividera es un polemista consumado y brillante, por otra parte, un notable metacrítico. Aquella se me antoja su debilidad: el tono imperativo y el modo ataque permanente —que lo lleva a percibir agresiones y acusaciones donde no siempre las hay— son expresiones de un carácter que, al tomar sus objetos como excusas, puede caer en la construcción de hombres de paja para decir, en definitiva, lo que quería decir (1) desde un primer momento, muchas veces algo realmente sustancioso. Ejemplo notable aquel texto que tomaba como excusa la película Jackass 3D —“elogio del fascismo”— y su entronización por algún crítico local. La desmesura de la calificación de NP (2) es de la misma especie que los elogios que critica.

Más reciente y pertinente a los fines de este espacio es un artículo suyo titulado, no por casualidad (guiño guiño) “Falacias del hombre de paja”. Se trata de una respuesta a la crítica —negativa— que realizara José Miccio de El país del cine y que linkeamos en la columna anterior. Me cuesta creer que la intención del autor sea la de entablar el diálogo: más bien, se trata de exponer unas ideas —valiosas— a partir de una excusa. Y pobre de aquel que quede en medio del arrebato. Difícil que Prividera pueda persuadir a Miccio —o a Porta Fouz o a Noriega—, pero ni siquiera creo que sea eso lo que le interesa. Y ahí, humildemente, encuentro una debilidad.

Hace poco hablaba con unos amigos amantes del cine y, algunos de ellos, críticos por amor al arte. Una inquietud central pasaba por el tono de la crítica, por la disposición inicial del que enuncia un juicio. Recordábamos la nota “Una película de mierda” de Gustavo Gros. Nos parecía un buen ejemplo, ya desde el título, de lo que preferiríamos evitar: cierto tipo de provocación, de acicate que se pretende transgresor pero que es apenas hiriente. Y nótese que el artículo de Gros también contiene ideas valiosas, consideraciones respecto de Relatos Salvajes que incluso comparto. Pero, reitero, ya desde el título está pensada para armar lío al divino botón y a costa del respeto a una obra y a su creador. ¿Desde cuándo la oposición a algo debe convertirnos en meros gallitos?

kill-bill-kill-bill-3751270-1400-918

Kill Bill Vol.1 (Quentin Tarantino, 2003)

2. “Tarantino me la pone dura”

Ahora, siguiendo el vicio periodístico de conectar todo con cualquier cosa, y recordando la frase de Miccio con la que arranca la respuesta de Prividera, dejo por aquí un ensayo sobre el díptico Kill Bill de Quentin Tarantino, a cargo de Sergi Fabregat que postula un encadenamiento en la obra del director, de la palabra a la acción, del tiempo a la rapidez, de la literatura al cine.

3. Guerrera
El blog El Diablo Quizás… dedica tres textos breves —“Ir y venir”, “La elección de las armas” y “Y una mariposa”— a la Sandrine Bonnaire de Secret défense de Jacques Rivette.

4. Máquinas del tiempo
En nuestro rinconcito dedicado a las publicaciones en inglés, este mes de julio el blog Wonders in the Dark comenzó a delinear su ranking de películas de ciencia ficción. Destaco la inclusión, en el puesto 82, del mamotreto “amputado” Sobre el globo de plata de Andrzej Zulawski, otro muerto reciente que nos sigue acechando con sus imágenes excesivas y deformes.

Silver Globe 1.png

On The Silver Globe (Andrzej Zulawski, 1987)

1. Alguno se preguntará, tal vez con alguna razón, si acaso podemos hacer otra cosa que construir hombres de paja cuando discutimos. Preferiría, por el momento, evadir el posmodernismo y sostener que la falacia no es inevitable.

2. Cito de memoria, así que perdón si me equivoco, pero creo recordar que en El país del cine Prividera habla de la cinefilia como enfermedad infantil del cine. En otro pasaje, por supuesto, no es tan drástico.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s