comments 5

Apunte sobre la nueva de Star Wars

Star-Wars-Force-Awakens

Ya adentrados en la pelea final, se podía ver todo más claramente: de un lado, el niño rico, hijo de Han Solo, heredero de esa entelequia llamada fuerza; del otro, un negro ex stormtrooper, ocupado de limpiar la nueva estrella de la muerte, aliado con la chica en un principio recolectora de basura intergaláctica, pero ganadora legítima (si se quiere se puede, ya ven) de un título de nobleza, es decir, de un lugar en la dinastía de los Jedi. Incluso, en un momento del montaje paralelo que separaba las clases de lucha (la general, con la rebelión y destrucción de armas; la particular, con problemas de familia), aparece una grieta que deja en suspenso la resolución de conflicto y hace todo un poco más obvio. Todo se resolverá en los episodios siguientes. Hollywood aprendió la lección, se hizo progresista y sus protagonistas ahora son minorías, para que después nadie se queje, incluso arriesgándose: el villano, Kylo Ren es el que más se parece a sus posibles espectadores (excelentísimo Adam Driver). Si esta película está en el ala progre, del otro lado del mainstream está la misantropía que encarnan Birdman o Whiplash. En el medio, los viejitos que no tienen necesidad de tener una falsa buena conciencia: Steven Spielberg, Clint Eastwood.

Así, con todo eso, Star Wars: El renacer de la fuerza es todo lo amorosa y apasionada que puede ser una película de 200 millones de dólares. El director hace una gran fan-fiction, con respeto, admiración y parricidio en partes iguales. Incluso los momentos más meta y autorreferenciales no arruinan el flujo clásico (lo que JJ Abrams vino a salvaguardar) ni la hacen una película demasiado críptica (todos los que no quisimos volver a ver toda la saga igual los entendemos). Casi todo el tiempo nos sentimos en una fiesta: es como si al niño JJ le los padres le hubiesen dejado la casa sola que tanto ansiaba y nos invitara a un pijama party ilegal que dura unos cuantos días –eso sí, ojo con romper algo-. Raro, porque esta es aún una revisión a contrapelo, por fuera de lo que podríamos imaginar como status quo, que parece no sentirse del todo cómodo con la industria.

Hay algo que no termina de encajar.Slavoj zizek, en Multiculturalismo o la lógica cultural del capital multinacional, dice algo así como: no se dejen engañar, el fascismo ya no tiene un lenguaje anquilosado, poco sentido del humor, cortos horizontes de imaginación y un poder concentrado: el fascismo ahora es auto-reflexivo, leve, imaginativo, dando la sensación de que nadie está a cargo realmente. La nueva Star Wars es una fiesta, una muy buena película, que incluye a todos y tiene sinceras buenas intenciones, se asume amplia, pero a la vez se impone económicamente de manera autoritaria: ¿por qué es noticia su éxito de taquilla si termina ocupando la mitad de las pantallas de todo el mundo? Esta contradicción no tiene nada de estimulante, ni hay una actitud falsa para desenmascarar. Es algo un poco más simple. ¿Nadie se da cuenta de que esta violencia sobre la diversidad de las salas de cine algo muy parecido al fascismo?

starawakens03

Anuncios

5 Comments

  1. Federico

    La vi hace un par de horas; cada minuto que pasa me parece más mala. Se desinfla como globo. Mezquina: finge apostar a la melancolía para ocultar su falta de ideas. Y ya ni siquiera permite la existencia de los procesos de aprendizaje: todo es inmediato, fútil, pasajero. Inquieto. Entre Jurassic World y ésta, me deprimo: llegamos al punto en el que nos disfrazan remakes de secuela, y todos festejamos porque no, no queremos aceptar que las cosas tienen un fin. La serialidad es moneda corriente y la auto referencia es lo que vende. Tenemos saga para rato. Películas que no son películas sino homenajes o excusas para nuevas películas.

    Le gusta a 1 persona

    • Lautaro Garcia Candela

      Muchos comentaron sobre esa falta de aprendizaje de los personajes: eso se sobreentiende, diría yo. Es muy graciosa la escena en la que planean el golpe a la Nueva Estrella de la muerte y ¡todos se ponen de acuerdo casi al mismo tiempo! Raro. No sé absolutamente nada de las tensiones que hubo en la escritura del guión, pero gran parte de esas fallas podrían explicarse ahí.

      A mí me gustó Jurassic World, pero más por cuestiones exteriores a la película (https://las-pistas.com/2015/08/29/a-la-salida-del-cine/). Lo de las películas-homenaje es más complejo, da para rato, y pienso muy parecido a vos. Están todos a la derecha de Hollywood. Pero hablemos de cosas lindas, estos días vi dos películas estadounidenses, recientes y muy muy lindas: Mistress América y We are friends.

      Saludos!

      Me gusta

      • Federico

        Gracias por la respuesta y por las recomendaciones! Mistress América la quiero ver, aunque con Baumbach me quedó un gusto amargo después de While we’re young, que no me gustó. We are friends no la encuentro, es así el nombre?
        Saludos!!

        Me gusta

      • Lautaro Garcia Candela

        Exactamente, con Zac Efron y Emily Ratajkowsky, el colmo de la fotogenia.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s