comment 0

Cine Argentino Transcinemático – Día 5

Durante estos días estaremos compartiendo con ustedes una serie de textos realizados para la Primera Muestra de Cine Argentino Transcinemático que comienza hoy en la Universidad del Cine, programada por Santiago Gonzalez Cragnolino y vuestra Salas, con el comando de la producción a cargo de Eddy Baez. Transcinema es un festival que sucede en Lima y está a cargo de John Campos Gomez. Este año por primera vez desembarca en Buenos Aires.

Durante el último día de la muestra seguimos con los jóvenes cineastas contemporáneos: Aldo marchiaro, Santiago Reale y María Laura Pintor. A las 22, la función de cierre a cargo de Martín Emilio Campos y Martín Carmona.

Viernes 25– 19.00

Bandidas (Santiago Reale, 2014) – 16′

POSTER.jpg

Sobre un amanecer, en un gran plano panorámico, el horizonte en el académico tercio de abajo, se sobreimprime el nombre de esta pequeña película de Santiago Reale, Bandidas. El título hace referencia a dos chicas que por su actitud pero no por su pinta podrían haber salido de alguna película de Harmony Korine: las vemos en una casa sin hacer mucho, tomando sol, bailando, acostándose juntas. Deambulan por ahí: están envueltas en el tedio veraniego aunque sus ropas indiquen que están en otoño. Reale demuestra nuevamente sensibilidad y pericia para poner la cámara, dos momentos en los cuales se puede ver cómo ponerse en el lugar del otro con unas pocas tomas subjetivas  que valen la pena y construyen una verdadera mirada.

 

 

Febrero – Junio (María Laura Pintor, 2015) – 2′30” – 1′

Secuencia 01.Imagen fija014

Febrero comienza con una superposición de imágenes: un plano del mar desde una playa y un plano alejadísimo de algunas personas haciendo parapente que parecen juguetitos danzando en la pantalla. Sobre esta imagen muda, aparecen algunas palabras sacadas de una novela de Saer que, al aparecer silentes, resuenan fuertemente en la cabeza del espectador y abren interrogantes. ¿Cual es la relación de esas palabras con esas imágenes?

Jamás tendremos una respuesta explícita. Se siguen algunos planos tomados en una playa azotada por un viento hostil, donde la gente parece huír y los pájaros no pueden tomar vuelo. Un travelling con cámara en mano caminando en la pesada arena ilustra el método de la directora: obstinación para registrar y conexiones poéticas secretas.

Junio cuenta una historia de un futuro en el que los seres humanos viven en edificios elevados y no conocen la tierra. O algo así. Nuevamente, para Pintor las palabras funcionan como pistas o como señuelos. Las imágenes sin duda portan ecos de esa narración literaria, pero toman vida propia.

Por la evidente belleza de sus planos (exactamente tres) el corto parece ser un tributo a las vistas urbanas desde la admiración por las construcciones en altura. Cierta cualidad ominosa en esos planos en blanco y negro, y una banda sonora un tanto amenazante, despiertan sospechas. Esa ambivalencia permite visitar varias veces el corto de la joven cineasta sanjuanina.

Santiago Gonzalez Cragnolino

 

Los días iguales (Aldo Marchiaro, 2014) – 76′

1380292_221584737965990_2057142209_n

Se suele decir que el cine realizado en la provincia de Córdoba no tiene características similares ya sea formales,temáticas o incluso de producción que le brinden unidad. Sin embargo es verificable una cantidad no despreciable de películas que responden a la clásica formula de chico conoce chica. Si a esto se le suma que en todos los casos el rango etario no supera los treinta años, las locaciones son en su mayoría interiores y sus personajes son básicamente gente que no sabe muy bien que hacer con su vida se puede vislumbrar una cierta unidad. Comparten uno o mas de estas características El ultimo verano, Los besos y El espacio entre los dos, entre algunas otras. Esas coincidencias sin duda se encuentran el film de Marchiaro, pero a la vez en Los días iguales hay detalles que hacen que sea una constuccion singular. Me interesa destacar sobre todo su  marcada preocupación por la construcción de personajes mas que una prolijidad en la dirección actoral, que se traduce en  que naturalmente nos interese su devenir. Por otra parte hay un inteligente uso del espacio urbano que, quizás por primera vez en una producción local, esta usado como el lugar donde habitan los personajes y no como meros planos de trancisión. Entre esas dos distinciones,instintivamente, Marchiario entiende como narrar. Los días iguales es un film de encuentros, de momentos  y ante tanta película que trata de promediar cierto profesionalismo festivalero es bienvenida su frescura y desparpajo para recordarnos el placer que nos puede brindar una película imperfecta.

José Fuentes Navarro

 

Viernes 25 – 21:00

Ejercicios del primer Campos (Martín Emilio Campos, 2014) – 11′

01

Martín Emilio Campos filma lo que quiere. No como un capricho, sino que naturalmente prende la cámara en medio de los actos más placenteros de cualquier persona: ir al cine, juntarse con amigos, dormir con una chica, tocar con una banda, comer un asado. Tampoco es un acto cómodo, ya que no lo filma siguiendo las convenciones, representando algunos lugares comunes tanto de la imagen como de la juventud, sino que tiene delicadas decisiones que lo vuelven, sobre todo, intransferible. ¿Qué conecta todos esos momentos retratados? No es necesariamente una mirada, menos una cronología: podríamos pensarla como un homenaje a esos amigos que siempre están –unos cuantos si miramos los créditos- a la manera de una home movie. La película construye una frágil intimidad, con los desenfoques, el grano y la deformación característica del digital que es la seña de una producción Lo-Fi, que a la falta de medios le opone una búsqueda mucho más noble, divertida y esencial, la búsqueda de vislumbrar breves momentos de belleza.

Lautaro García Candela

 

 

La energía directamente (Martín Carmona, 2011) – 68′

03

Porque todo lo feo alimenta / porque todo lo hermoso cansa / y desgasta. Esas palabras, extraídas de la canción de Mueran Humanos Cosméticos para Cristo que suena en un momento de La Energía Directamente, parecen funcionar como el mejor intento de descrbir una película que todo el tiempo parece escaparle a la luz para formarse desde las sombras. Nocturna o más bien anochecida, ebria de madrugadas, la película de Martín Carmona funciona como un retrato de una comunidad de artistas que se chocan en el márgen con sus palabras, sus sonidos y sus ideas. Travesti, Nicolas Domínguez Bedini, Placer, Tomas Nochteff y otros que también le aullan a la luna van apareciendo y desapareciendo a medida que las noches los unen y la llegada del sol los separa, a la espera de que una nueva oscuridad los expulse una vez más hacia las calles de una Buenos Aires siempre inquieta. Herederos de esa tendencia a yirar por la ciudad en busca de esas zonas desconocidas que buenos tesoros les han dado a escritores como Carlos Correas o Néstor Sánchez, dos egresados de esa literatura ambulante que se hacía al caminar, el círculo de Carmona confabula sus alucinaciones en calles que siempre tienen bifurcaciones hacia bares que se prestan como el espacio ideal para la oralidad desenfrenada. La Energía Directamente es, ni más ni menos, el relato de un grupo de personas que dan vueltas en la noche y no les importa ser consumidos por el fuego.

Lucas Granero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s