comment 0

Los jóvenes viejos: While we’re young

bbbb

“La juventud se desperdicia en los jóvenes”
Roger Greenberg

En Greenberg hay una escena en la cual Roger Greenberg (Ben Stiller) se encuentra con una fiesta de veinteañeros en su casa, lo que parece incomodarlo mucho, así que se mantiene al margen, a una prudente distancia. En un momento vence su desconfianza y se acerca a un grupo de chicos que luego de unas palabras le ofrecen una línea de cocaína: él acepta y con ese impulso inicial larga una perorata sobre las nuevas generaciones y las diferencias con la suya, sobre los déficits de atención, la sobre-estimulación, las oportunidades, el sexo por internet y muchas otras cosas, que son lo primero que se dice cuando se habla de los jóvenes. Está lleno de preconceptos sobre ellos pero no tiene la necesidad de confrontarlos con la realidad, así que suma otras sustancias al cóctel (vicodín, alcohol, faso) y pone un disco de Durán Durán cuando todos están pidiendo a Korn (¡!). Luego, viendo los caminos posibles de la fiesta, empieza a llamar sus amigos, a los que tienen su edad, a Iván y a Florence (Greta Gerwig).  Todo lo dice de manera muy vaga, como si se enterase de nosotros los jóvenes ojeando revistas, pero no deja de ser verdad. Esa fuerza motriz que representa la juventud en las películas de Baumbach, algo que está desatado pero no encauzado, casi desperdiciado: el multi-tasking y las casi quince pestañas que tengo en este momento en el Google Chrome no hacen más que reafirmar sus sentencias. Quizás por eso me interpele no sólo a mí sino a toda una generación desde una voz que se parece a la de la experiencia. Alguien parecido a la figura misma de Greenberg, un paria que no puede enseñarle nada a nadie, corrido un poquito etariamente su actitud no es del todo adulta (como tampoco Spike Jonze o Wes Anderson, otros nacidos en el ’69) sino que se corresponde con la de, podríamos decir, un hermano mayor.

Es raro encontrar una voz joven (hablando en años) en el cine: hasta no hace mucho para acceder a equipos, financiación y distribución era necesario hacer una carrera en alguna empresa productora, lo que demandaba años de trabajo en niveles más bajos de la escala audiovisual. Esto hizo que antes del digital no existieran directores realmente jóvenes: Welles, Hitchcock y el propio Baumbach dirigieron su primer largometraje a los 26. Esos años parecen interesarle particularmente al director, como una etapa intermedia en la que las experiencias de primera mano de la juventud quedaron un poco lejos pero generalmente las óperas primas son desechadas por ser todavía muy jóvenes, por la falta de oficio. De hecho el propio Baumbach dirigió dos películas a esa edad pero después tuvo un retiro por unos años, acompañado de una crisis, para recién volver a dirigir The squid and the wale.

Esta misma edad tiene Adam Driver en While we’re young (de ahora en más Jamie), que quiere hacer un documental con una premisa bastante clara: abrirse al fin su Facebook, esperar a que alguien de su infancia lo contacte, ir con un equipo de filmación y entrevistarlo in situ. En el proceso conoce a Josh, un documentalista que después de una exitosa ópera prima está atascado en un largo documental, una especie de sueño húmedo privideriano en el cual la historia, la política, los pueblos originarios y otras cosas se funden de una manera completamente nueva. Lo enfrenta luego de una clase suya, al borde del acoso, pero después se hacen no sólo amigos, sino también compañeros en la producción de sendos documentales. Ambos tienen esposas que están relegadas a un segundo plano en las vidas, como las grandes mujeres que están atrás de los grandes hombres, aunque no llegan al nivel de complicidad que llegan ellos. En esta primera mitad se despliega un juego de espejos invertidos, de mitades que no coinciden. Josh tiene una gran colección de cd’s, no se casa porque ya lo considera pasado de moda, googlea todas las preguntas que quedan sin respuesta y considera que facebook es una “herramienta muy útil” mientras que Jamie prefiere quedarse pensando en la pregunta, canta jingles publicitarios de la infancia de Josh, y ya se casó. En un momento la esposa de Josh le dice que parece que la casa de la pareja joven está hecha de lo que ellos fueron tirando durante veinte años. Da la sensación que ambos están corridos de sus edades para estar en lo último de las modas: uno se compra todos los aparatitos Apple y el otro escucha música en casettes.

La película tiene una estructura bien definida. La primera mitad en la que se conocen y van haciendo simbiosis, un corte abrupto en el medio que incluye un racconto, un cambio de punto de vista, y después el desencanto: Jamie había usado a Josh para llegar en realidad a su suegro, el papá de su mujer, un documentalista legendario, asumo que de la talla de Pennebaker o Maysles. Se acercó a sabiendas de la relación y fue alejándose de Josh a medida que conocía al otro. Esto es una decepción enorme para nosotros, obnubilados por la poderosa figura de Jamie, que tiene la extraña y útil habilidad de implantarnos ideas y que nosotros pensemos que eran nuestras. Una especie de Inception más hipster: sin darse cuenta ahora Josh se compra sombreros y toma ayahuasca mientras nosotros pensamos en las innumerables virtudes de ser joven, talentoso y lleno de energía.

7G5A3393.CR2

¿Qué es el personaje de Adam Driver para Baumbach? Él lleva toda la carga tanto narrativa como emocional de la película, parece mover los hilos  de las relaciones que se crean entre ellos. Tiene una presencia vital (parecida a su personaje en Girls) que es toda intensidad, un dejo de desamparo, una amenaza de inestabilidad. Su rostro delata una inseguridad profunda por más canchero que quiera parecer, pidiendo un poco de seguridad, amparo en alguien. La otra desamparada de la película es Naomi Watts, con su camperita deportiva, relegado por su esposo y por su padre. Esa energía acumulada la deja para un pequeño escape, encontrado azarosamente, el baile, así que baila no sólo en sus clases sino en cada tiempo libre que encuentre en la película: cada vez que está sola en el encuadre, aprovecha para hacerlo.

La otra mitad está al servicio de darse cuenta como Josh se quedó en off-side, sus amigos ahora no le hablan, se peleó con su esposa y se está por quedar sin película. Por una casualidad reconoce otro engaño: todos los procedimientos aparentemente espontáneos del documental de  Jamie estaban preparados y guionados. Nada de lo que vimos sobre esa premisa del Facebook era verdad sino que habían elegido previamente a la persona que lo iba a contactar luego. Todo había sido una gran puesta en escena no sólo para las cámaras sino también para él. En la concepción del documental un poco retrógrada o ingenua que tiene Josh eso es una afrenta para el cine mismo y está dispuesto a denunciarlo frente a su suegro y a todos los invitados de la fiesta que prepararon en homenaje a su trayectoria, así que llega pretendiendo hacer un gran discurso, pero lo termina diciendo discretamente en la mesa y nadie parece preocuparse mucho. No es tan grave, dicen. Otro tipo de construcción documental, algo que Josh nunca había pensado: tendría que aprender de su suegro. En el mundo real no existe tal traición. Después de eso las parejas vuelven a juntarse, Josh y Jamie encauzan sus documentales y todo se va encaminando.

Lo interesante de al menos sus últimas tres películas es que a contracorriente de una visión cristalizada e idealizada de la juventud (como la de Roger Greenberg), Baumbach no les perdona nada a sus personajes por su condición de jóvenes. Lo que en realidad define a Jamie es que es un trepador sin escrúpulos y no que es un hipster que hace (o parece hacer) buenos documentales bien contemporáneos. Escaparse a esa idea bastante reaccionaria de que los jóvenes no pueden estar equivocados porque hablan desde su inexperiencia (pero a su vez son simpáticos e inofensivos) y hacer de ellos personajes perversos y lejanos puede ser antipático pero mejor para nosotros: no queremos su complacencia.

 Screen-Shot-2015-04-27-at-1.32.45-PM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s