comment 0

FIEBRE 02 – El mejor amigo del perro

vlcsnap-2015-03-16-22h39m05s673 vlcsnap-2015-03-16-22h37m36s172 vlcsnap-2015-03-16-22h39m21s633

El llamado de lo salvaje (William Wellman, 1935)

Estoy enferma, veo todas las de Wellman que me de la gana. Elegí esta porque Young es de mis chicas Wellman favoritas y hace poco mi amigo Zukerfeld me contó que está completa en youtube. A demás, mi gata la china loretta andaba con ganas de ver una de Wellman. Sigue la fiebre pero por suerte ausentes los delirios.

Según recuerdo el libro de Jack London, El llamado de lo salvaje (o La llamada de la selva según las traducciones que prefieren ignorar que el libro pasa en el Yukon, una zona de norte de Canadá muy muy lejos de la selva) se trataba sobre un perro. Y no recuerdo ninguna chica. Si un hombre del que el perro se hacía amigo, pero el protagonista era el perro, eso seguro. 

Revisando un pdf de la novela veo que sí hay por lo menos un cuarto punto en común entre el libro y la película (el primero es nombre del perro -Buck-, el segundo es nombre del mejor amigo hombre -Jack-, el tercero es la zona geográfica -Yukón- y la fiebre del oro) y es que a los hombres que rodean a Buck en el Yukon no se les entiende nada. En la película de Wellman no pasa absolutamente nada de lo que pasa en el libro pero los hombres hablan un dialecto casi incomprensible igual al del libro y por lo general a los gritos pelados. Clark Gable, campeón del griterío, es el protagonista (mejor amigo de Buck), que junto con su amigo Shorty decide emprender un viaje con ayuda de un mapa que los haría adelantarse al resto de los que llegan al Yukón por la fiebre del oro. En el medio se cruzan con una chica (Loretta Young) con la cual obviamente se lleva pésimo y ahí comienza la parte screwball. Pero como esto es una película de William Wellman no alcanza con que haya una pareja de los que se pelean se aman, ni la fiebre del oro, ni el perro, sino que tienen que pasar cuarenta cosas por minuto, se tienen que abrir diez tramas por secuencia e irse cerrando en un orden imposible para cualquier mortal salvo este. Hay un marido supuestamente muerto, un ricachón malvado que quiere vengarse de un perro, balsas que se pierden, apuestas, historias de amor perrunas, entre otras cosas. 

vlcsnap-2015-03-16-22h43m49s722 vlcsnap-2015-03-16-22h43m56s398 vlcsnap-2015-03-16-22h44m00s999

Hay en El llamado de lo salvaje otro clásico de Wellman: la dinámica de una amistad que solo existe en si misma, no se parece a nada y es un tiempo suspendido. En este caso Young, Gable y el amigo Shorty son un trio que se vuelve inseparable, que va y viene con sus perros por la nieve como seres divertidamente invencibles. Esta escena (*) es muy parecida a esta otra de Other men’s woman: la obsesión de encontrarle una forma a la belleza de la felicidad cotidiana. Aparte de los tipos mirando cosas , algo que Farber llamaba la obsesión de Wellman, habría que agregar el item gente cantando junta.

A su vez, la película tiene esas cuestiones del Wellman más post-código de Hays que son graciosas por lo troglodita: un par de escenas en las que se sugiere que la psicología femenina (¿la qué?) y la forma de caerle bien al perro son lo mismo.

Parece que en este rodaje Gable y Young engendraron un hijo. Al enterarse de su embarazo, Young se tomó un descanso y después dijo que a la nena la había adoptado. Hay una novela de Carlos Dante Ferrari, El riflero de Ffos Halen, que sucede durante la fiebre de oro en la Patagonia a fines del siglo XIX. El protagonista es un joven hijo de galeses nacido en el Valle Inferior del Río Chubut (donde quedan Gaiman, Dolavon, Trelew, y otros lugares con famosas casas de te). Pero el libro comienza antes de su nacimiento, con la historia de su madre. Viajando de Liverpool hacia la Patagonia en el Mimosa, Megan y David se enamoran y Megan queda embarazada antes de llegar al Golfo Nuevo. Tras su llegada, David se ofrece para las primeras expediciones y lo encuentran meses después en un lugar que hoy se llama Bajo de los huesos, cerca de Rawson. De los tres, el que mejor suerte tuvo en el amor fue probablemente el perro. 

vlcsnap-2015-03-16-22h43m11s243

(*) Mis disculpas por el link sin subtítulos, no encontré unos que fueran con los tiempos de mi copia. Estuvo difícil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s