comment 0

Ciclo Un impulso colectivo: #01 – Edificio España

 Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 17.20.54

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 17.48.43

Edificio España (Victor Moreno, 2012)

Al igual que su compañera de ciclo El Futuro (Luis López Carrasco, 2013), Edificio España también intenta explorar las marcas aún palpables del Franquismo en la España actual. Si la primera desarrolla un marco histórico preciso anclado hacia el fin de la dictadura, el documental de Victor Moreno se posiciona en el presente y descubre heridas aún abiertas de aquella época en medio de la remodelación del Edificio España, monumento arquitectónico de mas de 117 metros que supo representar el lado mas prospero de los años de Franco en el poder. Construido en 1947 con el propósito de llevar a España hacia la vida moderna, el edificio albergaba restaurantes, viviendas, galerías comerciales y hasta un hotel, configurando así un espacio único que dotaba a Madrid de una nueva vitalidad después de la guerra civil. En 2007, año en el que Moreno comienza a filmar, el edificio ha abandonado por completo su funcionalidad y de aquellos tiempos no quedan mas que ruinas y polvo. Ahora lo habita una nueva convivencia transitoria: la de los trabajadores que durante tres años se encargaron de derribar una por una las paredes del lugar.

Leo en una entrevista que Moreno se planteó una disciplina muy rígida para filmar. Durante los tres años que duró el rodaje, las filmaciones diarias tenían la misma duración que el horario de trabajo de los obreros. Cuando ellos entraban, él comenzaba a filmar y daba por finalizada la jornada cuando el horario de trabajo de ellos terminaba. Esto puede parecer un dato trivial, pero la película logra construir una confianza tal con los trabajadores que resulta difícil no tenerlo en cuenta. Al habituarse a sus mismos horarios y compartir ese tiempo con ellos, Moreno se transforma en un obrero más cuya tarea difiere de la de los otros, y que acaso hasta se opone, pero que resulta igual de importante: mientras los demás destruyen, él se encarga de resguardar las historias que aún pueden escucharse, como ecos lejanos, en medio del ruido y la basura. Fotografías que persisten pegadas en paredes, con rostros anónimos de una vida pasada, objetos ya sin dueños que se transforman en basura, muebles, baños, cocinas que se destruyen y que pasan a ser nada más que un residuo del presente muestran su último poder de presencia a través de su cámara, que los rescata del olvido total. Esta es también una tarea de amplificación, ya que a esas historias del pasado se le suman las del presente, que son las de los obreros, los nuevos habitantes accidentales y provisorios del edificio. En esos días de trabajo, el espacio alberga a mas de 200 hombres de distintas nacionalidades que poco tienen en común salvo el ser partícipes del mismo plan. Sin embargo, allí conviven cotidianamente y sus historias entrecruzadas producen un prisma del cual la película se alimenta.

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 19.27.02

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 17.22.16

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 19.40.38

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 19.27.28

La metodología de acción de Moreno parece imitar la de Frederick Wiseman. De la misma manera en la que lo haría el consagrado documentalista americano, Moreno, al menos en un principio, se dedica únicamente a observar los espacios y las acciones que se llevan a cabo en el lugar. Recorre todas las plantas, conoce la abrupta dimensión del espacio y observa cómo se acelera la ruina casi sin hacer notar su presencia, moviéndose de manera tal que su tarea se reduce unicamente a llevar una especie de bitácora de la demolición . Posteriormente, esta invisibilidad se rompe y el diálogo que entabla con los encargados de la seguridad del edificio permite la aparición de viejas anécdotas y hasta una impensada secuencia laberíntica digna de Kafka de la mano de un empleado que recuerda haber tenido su noche de bodas en el Hotel, pero jamás logra dar con el piso.

En 2010, con España sumida por completa en la crisis, la remodelación del Edificio fue suspendida. Hasta el día de hoy, el trabajo no se ha retomado. Con su fachada estoica, imposible de transformar, pero con un interior desmantelado y destruido, el Edificio España presenta, quizás a su pesar, una alegoría acaso demasiado evidente de la situación actual. Parte de la solidez de este documental es no doblegarse jamás ante la tentación de la obvio y confiar, antes que en ninguna otra cosa, en el poder de evocación y memoria que una montaña de ladrillos o unos cuantos objetos abandonados pueden decir de su país.

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 17.43.52

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 17.46.40

Captura de pantalla 2015-03-09 a la(s) 19.39.12

Lucas Granero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s